La guerra comercial entre Estados Unidos y China parece recrudecerse. El Ministerio de Comercio chino publicó el miércoles una lista de productos estadounidenses a los que les impondría aranceles del 25 por ciento, entre los que se encuentran la soya, la carne, productos químicos, entre otras 106 familias de productos. 

El anuncio ocurrió horas después de que la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicara el martes una lista de productos importados chinos que deberán pagar nuevos impuestos por un valor total de US$50,000 millones, según reportó el diario argentino Clarín. Esta imposición se dio luego de que China anunciara el lunes que al menos 128 productos estadounidenses debían pagar tributos por US$3,000 millones. 

Ante esta situación, la Asociación de Productores de Soya de Minnesota (MSGA, en inglés) expresó su descontento “por la escalada de una guerra comercial” en lo que es el cliente “más grande de Estados Unidos” en términos de compra de soya. Por esto, la MSGA solicitó a la Casa Blanca que reconsidere los aranceles que llevaron a esta represalia del gobierno chino para evitar afectar el debilitado sector agrícola estadounidense. 

“En una economía agrícola en descenso, con un ingreso agrícola reducido en 50 por ciento desde 2013, esto podría tener un impacto devastador en los 28,000 agricultores de soya de Minnesota”, dijo por escrito el presidente de la MSGA, Michael Peterfish. “Lo último que debe hacer la administración [de Trump] es iniciar una guerra comercial sobre las espaldas de los agricultores estadounidenses”, agregó. 

Publicidad

Según la MSGA, China compra el 61 por ciento del total de exportaciones de soya de Estados Unidos. Esto es equivalente a casi US$14,000 millones anuales y a más del 30 por ciento de toda la producción de soya en Estados Unidos. En el caso de Minnesota, el estado exporta más de $2,000 millones de soya anualmente, siendo China el principal mercado de exportación. 

Por su parte, el director ejecutivo de la MSGA, Tom Slunecka, indicó que ya se observó que los futuros de soya cayeron 40 centavos el miércoles en la mañana. “Eso es más de US$1,000 millones perdidos en valor para nuestra cosecha justo esta mañana. Mirando el panorama general, la interrupción en el suministro de alimentos no solo perjudica a los agricultores, sino a todos los consumidores”, expresó. 

La información surge en momentos en que se indicó que los agricultores estadounidenses planifican plantar más soya que maíz en 2018, según proyecciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) publicadas en el reporte Prospective Plantings (Posibles plantaciones).