Colombia va por la zonificación y compartimentación

La compartimentación es la forma más segura de proteger grandes inversiones, como las de la industria avícola. Veamos qué hace Colombia al respecto.

Barajas Headshot V2 90x90 Headshot
Proan
Proan

En la foto: Para la formación del compartimento se debe tener en cuenta la infraestructura total, en donde la propiedad legal del predio es un componente básico.

En julio pasado, durante la realización del XIV Día Avícola de Antioquia, una jornada anual de análisis sectorial que organiza Fenavi Colombia en esta y otras importantes regiones avícolas del país, la programación de conferencias incluyó de manera destacada la participación de Olga Lucía Díaz Martínez, directora técnica de Vigilancia Epidemiológica del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), uno de los organismo oficiales encargados de promover allí la sanidad alimentaria.

Su disertaci√≥n trat√≥ sobre los puntos cr√≠ticos a tener en cuenta para acometer la implementaci√≥n del sistema de compartimentaci√≥n en las empresas av√≠colas. A la fecha, pese a existir antecedentes mundiales que superan los cinco a√Īos de vigencia y √©xito, en Colombia solamente se han logrado establecer dos compartimentos (ambos aviares, en 2013), aunque existe un primer reglamento sobre el tema expedido por el ICA en 2012.

‚ÄúLa compartimentaci√≥n es la forma m√°s segura de proteger grandes inversiones, como son las destinadas a la producci√≥n industrial av√≠cola y porcina. Para poder implementarla, est√° claro que lo m√°s dif√≠cil e importante es poder romper paradigmas, cambiar actitudes del sector privado y de las autoridades veterinarias‚ÄĚ, reconoci√≥ Olga D√≠az al explicar la poca incidencia en Colombia y buena parte del mundo de esta metodolog√≠a propuesta por la Organizaci√≥n Mundial de Sanidad Animal (OIE).

La Federaci√≥n Nacional de Avicultores (Fenavi) ha repetido esta conferencia en otras seccionales, buscando con ello comprometer a m√°s productores av√≠colas, as√≠ como al mismo ICA en el acompa√Īamiento t√©cnico necesario, lo cual es una directriz trazada desde el Ministerio de Agricultura.

‚ÄúPara la formaci√≥n del compartimento (instalaciones bioseguras) se debe tener en cuenta la infraestructura total, es decir, todas las unidades funcionales asociadas, con sus interrelaciones y la posibilidad de separaci√≥n‚ÄĚ, especific√≥ la funcionaria. En este sentido, la propiedad legal del predio es un componente b√°sico que contribuye a una eficaz bioseguridad en la cadena y uniformidad en la administraci√≥n. ‚ÄúRastreabilidad, con los registros de alimentaci√≥n y la identificaci√≥n de animales, as√≠ como los planes sanitarios, tambi√©n son fundamentales‚ÄĚ, a√Īadi√≥ D√≠az Mart√≠nez, quien se√Īal√≥ los principales criterios para separar un compartimento de fuentes potenciales de infecci√≥n.

‚ÄúEs necesario definir las barreras de separaci√≥n y la eficiencia de las mismas ante un riesgo; conocer muy bien la epidemiolog√≠a de la enfermedad y su forma de transmisi√≥n. Tambi√©n hay que saber la direcci√≥n de los vientos, la presencia de aves silvestres y factores ambientales asociados. Obviamente, se debe crear conciencia en los trabajadores y poner las normas de la empresa av√≠cola apuntando hacia este fin. A nosotros como ICA nos corresponde la vigilancia epidemiol√≥gica, la detecci√≥n de situaciones con transparencia con el Servicio Veterinario Oficial‚ÄĚ, explic√≥.

‚ÄúLa normatividad sobre zonificaci√≥n y compartimentaci√≥n debe ser clara y sencilla, adaptada a la realidad. Si es muy estricta, no ser√° posible cumplirla; pero si es muy laxa, puede permitir un riesgo significativo de entrada de enfermedades al compartimento‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

1511IAcomparti_Photo1HR

 La compartimentaci√≥n tiene que ver primordialmente con la gesti√≥n y las pr√°cticas de producci√≥n vinculadas con la bioseguridad. 

Compromiso entre las partes

Para lograr un proceso exitoso de compartimentaci√≥n, la vocera del ICA observ√≥ que est√°n definidos los procedimientos para la detecci√≥n, notificaci√≥n e investigaci√≥n en eventos de enfermedad aviar, como la de Newcastle. ‚ÄúCon Fenavi establecimos tambi√©n un acuerdo de voluntades para sacar adelante un programa nacional que evidencie el conocimiento de la enfermedad y sus riesgos de diseminaci√≥n de acuerdo a las directrices de la OIE‚ÄĚ, agreg√≥.

Para cada unidad compartimentada, el instituto tambi√©n se compromete a oficializar las fechas de √ļltimos brotes en el compartimento, su atenci√≥n y diagn√≥stico. ‚ÄúProponemos un sistema de detecci√≥n precoz que incluir√° signos cl√≠nicos y par√°metros de producci√≥n disminuidos, hasta lograr la determinaci√≥n de ausencia de la enfermedad. La carga t√©cnica de los diagn√≥sticos de laboratorio es responsabilidad del ICA y trabajamos para ajustarnos a los par√°metros internacionales, con reactivos acordes al Manual de Pruebas de Diagn√≥stico y Vacunas para los Animales Terrestres de la OIE‚ÄĚ.

Esta indicaci√≥n es compartida por Andr√©s Valencia Pinz√≥n, presidente ejecutivo de Fenavi Colombia, quien dijo que ‚Äúes importante mejorar la capacidad operativa del pa√≠s. Cuando sea necesario, los resultados deben ser confirmados por un laboratorio de referencia de la OIE. Tenemos que tener muy claros los protocolos de notificaci√≥n y capacidad de respuesta para emergencias, con alertas tempranas, diagn√≥sticos adecuados y oportunos, con un trabajo conjunto y transparente entre el privado y el Servicio Veterinario‚ÄĚ.

Valencia afirm√≥ que los empresarios av√≠colas est√°n tomando conciencia de que a ra√≠z de este proceso se puede llegar a establecer la suspensi√≥n preventiva del comercio aviar ante la sospecha, y otras medidas adicionales posteriores a la notificaci√≥n inmediata en caso de ser positivo de acuerdo a las normas internacionales. ‚ÄúSabemos que los acuerdos entre el Servicio Veterinario y las empresas interesadas en compartimentaci√≥n se deben actualizar permanentemente, implementando los avances en cualquier aspecto. Se deben efectuar chequeos peri√≥dicos e implementar vigilancia epidemiol√≥gica basada en el riesgo‚ÄĚ.

1511IAcomparti_Photo2

Olga Lucía Díaz Martínez, directora técnica de Vigilancia Epidemiológica del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), dice que la compartimentación es la forma más segura de proteger grandes inversiones, como la avícola.

También se busca zonificar

A la par con la promoci√≥n de nuevos compartimentos aviares en el pa√≠s, tambi√©n a mediados de julio pasado se oficializ√≥ un acuerdo de voluntades suscrito por el ICA y Fenavi Colombia para erradicar la enfermedad de Newcastle, empezando por la definici√≥n de tres zonas: las fronteras oriental (con Venezuela) y sur (con Ecuador); la zona occidental con los departamentos de Antioquia, Caldas, Risaralda, Quind√≠o, Valle y parte del norte del Cauca; y el resto del pa√≠s con la Costa Caribe, centro y oriente. ‚ÄúAunque no se descuidar√° ninguna zona, vamos a empezar el diagn√≥stico inicial en la zona occidental, la que esperamos podamos declarar como la primera libre de Newcastle en los pr√≥ximos a√Īos‚ÄĚ, puntualiz√≥ Andr√©s Valencia.

Para esta zonificaci√≥n y la elaboraci√≥n de dicho plan de erradicaci√≥n se tuvieron en cuenta los criterios de la OIE. ‚ÄúEn este momento estamos socializando la iniciativa y empezaremos en breve a realizar monitoreos intensivos para saber cu√°l es la real incidencia de la enfermedad, pues las estad√≠sticas que se tienen solamente hacen referencia a los incidentes reportados. Una vez tengamos claro el diagn√≥stico de c√≥mo estamos, se definir√°n acciones, se propondr√°n metas y se har√°n las mediciones peri√≥dicas para saber si logramos el objetivo‚ÄĚ.

Valencia se√Īal√≥ que el Fondo Nacional Av√≠cola (Fonav), nutrido con recursos parafiscales que deben aportar todos los productores av√≠colas y administrado por Fenavi, aportar√° este a√Īo 360 millones de pesos (US$132,000) para luchar contra la enfermedad de Newcastle. ‚ÄúNosotros ponemos los reactivos y financiamos la recolecci√≥n de muestras; el ICA se encarga con sus t√©cnicos de los resultados, de procesarlas‚ÄĚ. Seg√ļn datos del ICA, al 15 de julio se hab√≠an presentado este a√Īo 95 notificaciones de Newcastle en distintas regiones colombianas, de las cuales 25 fueron confirmadas como casos positivos. El a√Īo pasado, de 396 reportes, 94 se calificaron positivos.

M√°s apoyo en bioseguridad

Adem√°s de la enfermedad de Newcastle, el sector av√≠cola colombiano y los organismos gubernamentales encargados de velar por el estatus sanitario de Colombia siguen realizando actividades para contrarrestar otros riesgos que puedan afectar la inocuidad de la carne de pollo y los huevos. El Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible expidi√≥ una resoluci√≥n interna destinada a las 33 corporaciones aut√≥nomas regionales (CAR), para que adelanten la toma de muestras en aves silvestres con el fin de establecer si son reactivas o no al virus de la influenza aviar. A la fecha, pese a que Colombia hace parte del corredor natural de aves migratorias entre el norte y el sur del continente americano, no se ha registrado ning√ļn brote de esta enfermedad. Es m√°s, Colombia expidi√≥ en 2010 una autodeclaraci√≥n como territorio libre de este mal, la cual ha sido ratificada por la OIE.

Andr√©s Valencia expres√≥ adem√°s que ‚Äúaportaremos cerca de 400 millones de pesos (unos US$146,000) al Fondo Nacional Av√≠cola (Fonav) para que se cumplan estas actividades de monitoreo. Incluso, ya venimos apoyando y haciendo una vigilancia activa para evitar que nos sorprenda esta grave dolencia en nuestras granjas, que ser√≠a muy perjudicial‚ÄĚ.

De otro lado, en el marco de un convenio pactado por Fenavi y el Ministerio de Agricultura de Colombia, se destinar√°n 3,500 millones de pesos (US$1.25 millones) para generar estrategias que permitan el mejoramiento sanitario, productivo y la inocuidad en el sector av√≠cola. Este acuerdo facilitar√° el cumplimiento del Decreto 1500, que ordena el acatamiento de requisitos para declarar a cerca de 7,000 granjas av√≠colas como bioseguras en todo el territorio nacional, permitiendo el desarrollo de estrategias tendientes al mejoramiento sanitario con enfoque a enfermedades que no son de control oficial, brindando herramientas al peque√Īo y mediano productor para mejorar sus condiciones de bioseguridad y sanitarias, evaluando la inocuidad de los productos de pollo y huevo, y gestionando el acceso a mercados internacionales.

Los principales departamentos beneficiados con este convenio son Cundinamarca, Boyac√°, Meta, Valle, Cauca, Santander, Antioquia, Caldas, Quind√≠o, Risaralda, Nari√Īo, Norte de Santander, Atl√°ntico, Bol√≠var y Magdalena. Valencia puntualiz√≥ que ‚Äúla actividad av√≠cola del pa√≠s enfrenta grandes retos, los cuales deben ser abordados mediante un trabajo interinstitucional entre los productores, el gremio y el gobierno nacional. Fenavi ha priorizado diferentes escenarios en que enfocar√° sus esfuerzos para cumplir sus objetivos estrat√©gicos y mejorar el estatus sanitario y de inocuidad‚ÄĚ.

 

Zonificación y compartimentación

En marzo de 2013, Colombia se convirti√≥ en la primera naci√≥n latinoamericana en certificar instalaciones agroindustriales como compartimentos, seg√ļn los lineamientos de la OIE. Fueron dos compartimentos de la empresa Avicol S.A., en el departamento del Tolima, consistentes en seis granjas y dos plantas de incubaci√≥n.

La compartimentación es un procedimiento para definir y manejar subpoblaciones animales de distinto estatus sanitario, y se trata de una aplicación más limitada espacialmente del principio de regionalización o zonificación desarrollado por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), para establecer y preservar el estatus superior de poblaciones aisladas de animales. La zonificación se define mediante factores geográficos (fronteras, barreras naturales, artificiales o legales), en tanto que la compartimentación tiene que ver primordialmente con la gestión y las prácticas de producción vinculadas con la bioseguridad; fue creada para prevenir o reducir barreras comerciales importantes. Para una y otra, las consideraciones de espacio y buen manejo son fundamentales.

 

Poca compartimentación en el vecindario

No son muchas las experiencias en el mundo de compartimentación, en el marco de lo sugerido por la OIE. En Suramérica se destacan los casos de Brasil, el gigante mundial de producción cárnica que logró declarar tres compartimentos avícolas en 2014. En Chile, otro gran exportador avícola, existe un reglamento de compartimentación para instalaciones avícolas desde 2012, pero su implementación está suspendida temporalmente. En 2015, este mismo país pudo compartimentar algunas salmoneras. Uruguay logró lo propio con una parte de su producción vacuna para fiebre aftosa. Reino Unido cuenta con 57 compartimentos avícolas certificados desde 2010, en tanto que Tailandia posee 64 compartimentos conformados por 297 explotaciones de pollo de engorde.

 

Puntos críticos para alcanzar la compartimentación

  • Altos costos tanto para la implementaci√≥n como para el adecuado mantenimiento.
  • Documentaci√≥n requerida. Es extensa y exigente.
  • Procesos complejos.
  • Transparencia.
  • Confianza en el Servicio Veterinario.
  • Diagn√≥stico de laboratorio.
  • Reconocimiento de otros pa√≠ses.
  • Cierre de comercio ante un problema sanitario en la zona.
  • Disciplina.
  • Servicio Veterinario con credibilidad y prestigio.
  • S√≥lido compromiso del sector privado.
  • Cambio de cultura en el Servicio Veterinario Oficial. Se debe pasar de ser estrictos inspectores a ser auditores.
  • El sector privado desarrolla e implementa y el Servicio Oficial certifica.
  • La complejidad del concepto y los cambios en la filosof√≠a, hacen que s√≥lo en algunos pa√≠ses hayan logrado contar con un reconocimiento que permita un intercambio comercial.
Page 1 of 1595
Next Page