Brasil podría importar soya en septiembre

El portal brasileño Agrolink informó que el consultor João Carlos Kopp alertó sobre el riesgo de que a partir del próximo mes de septiembre Brasil tenga que importar soya. Esta posibilidad, que extraña a todos porque Brasil tiene una gran producción nacional de la oleaginosa, puede convertirse en realidad en función del desequilibrio entre la oferta y la demanda, tanto interna como de exportación.

El portal brasileño Agrolink informó que el consultor João Carlos Kopp alertó sobre el riesgo de que a partir del próximo mes de septiembre Brasil tenga que importar soya. Esta posibilidad, que extraña a todos porque Brasil tiene una gran producción nacional de la oleaginosa, puede convertirse en realidad en función del desequilibrio entre la oferta y la demanda, tanto interna como de exportación.

"De acuerdo con la 11º Encuesta de la  Cosecha de la Conab, la demanda del mercado interno brasileño de soya será de 42.4 millones de toneladas. Si sumamos los datos consolidados de exportación, tendríamos teóricamente 6 millones de toneladas disponibles para embarques hasta diciembre" Kopp explica en el portal. Llama la atención el hecho de que "es muy probable que el país exporte cerca de 40 millones de toneladas". La demanda global sobrepasa los 82.4 millones de toneladas, mientras que la producción de soya de este país se calcula ronda las 81.46 millones.

"La demanda nacional tendrá que disminuir para qué los números se estabilicen, pues si no es así, vamos a tener que importar soya a partir de septiembre u octubre", advirtió el especialista. "Creó que sea poco probable, pero claramente tenemos una situación frágil de oferta y demanda (interna y exportaciones), o sea, menor oferta y mayor demanda, que resultan en precios más altos", dice el Kopp, según informa Agrolink.

Pero va más allá: EUA tiene capacidad de embarque prácticamente comprometida hasta octubre y noviembre, en cuyo caso, sólo queda Argentina como posible vendedor.

"En el mes de septiembre de 2013 puede presentarse el mayor vacío de negocios de exportación e importación de soya de la historia, y siempre que haya hechos extraordinarios, tienden a reflejarse en los precios de alguna forma, y la forma esperada es precios más altos", destacó.

Kopp concluye que "el caso es mucho más favorable para los productores de soya, si pensamos que EUA corre el riesgo de tener una nueva disminución en producción y de que la demanda mundial del grano deberá ajustarse al alza".

Page 1 of 46
Next Page