El Estado de São Paulo logro atraer a la matriz de la compañía alemana Big Dutchman en Brasil, esta es la principal empresa de fabricación y comercialización de equipos para la crianza de aves y porcinos en el mundo. La representación brasileña estaba instalada en Caxias do Sul, Rio Grande do Sul. Ahora Araraquara, ciudad al noreste de São Paulo, fue el municipio elegido para acoger el proyecto, que recibió una inversión de US$18,400,000 y ocupa una superficie de 100 mil metros cuadrados. Esta es la segunda matriz de una empresa de esta envergadura del sur de Brasil que se traslada a Araraquara. En 2002, la compañía Inepar ubicada en Paraná también estableció su sede en esta ciudad.

Incluso con la transferencia de su matriz a Araraquara, Big Dutchman mantendrá la unidad de Caxias do Sul, que será responsable de la distribución en todo el estado de Rio Grande do Sul y parte de Santa Catarina. "Nuestra unidad de Caxias do Sul sigue siendo muy importante y estratégica para las operaciones de Big Dutchman en Brasil, después de todo ésta es responsable de la cobertura de una región donde están entre 35% y 40% de nuestros clientes", dijo el director gerente de la empresa en Brasil, Sr. Ricardo Santana.

Según el ejecutivo, la decisión de construir en Araraquara se produjo después de seis años de estudio. Él dice que el mercado del interior de São Paulo es una prioridad para Big Dutchman y que Araraquara fue una elección natural.

El acto de inauguración contó con la presencia del gobernador de São Paulo, Geraldo Alckmin, así como de autoridades estatales, municipales y la directiva de la multinacional. "Es una gran alegría venir Araraquara y participar, in situ, de la expansión de la industria en la ciudad", dijo el gobernador. Según la compañía, el municipio de Araraquara donó una superficie de 100 mil metros cuadrados, con exención de impuesto de servicio y el impuesto predial por cinco años, renovable, siempre y cuando las partes estén de acuerdo. "Gracias a la colaboración y la posición estratégica de Araraquara, vamos a reducir los costos y garantizar una mayor calidad en la producción, comercialización y transporte de productos", señaló Ricardo Santana.

El Sr. Santana informó que la representación brasileña de la multinacional espera facturar, con la nueva empresa, por lo menos US$61 millones en el primer año de funcionamiento en Araraquara. "Con la apertura de la nueva matriz, estamos en condiciones de alcanzar esta meta en un año", explicó.

Publicidad

Además, destacó que la inversión en nuevos mercados en el exterior también se incrementará con el inicio de las operaciones de la matriz en Araraquara. Hoy, 10% de los ingresos de la empresa provienen de las ventas al exterior, especialmente Europa y Asia. "Creemos que hay potencial para incrementar las exportaciones si el escenario de la economía mejora", resaltó.

Otro indicador relevante es la inversión en nuevos productos. En este sector, la intención del Big Dutchman es invertir en Brasil, entre US$ 2.4 y US$ 3 millones en el desarrollo de nuevas líneas de productos. "No teorizar ampliar nuestro centro de fabricación, pero tenemos la intención de invertir fuertemente en la innovación", dijo.

En la actualidad, Big Dutchman tiene 22 unidades distribuidas por el mundo y siete centros regionales ubicados en Alemania, Estados Unidos, Brasil, Malasia, China, Rusia y Sudáfrica.

Big Dutchman Brasil existe desde el año 2000. Sólo en este país tiene más de 50 representantes de ventas, de acuerdo con Santana.

La compañía también posee una excelente participación en los países del Cono Sur, exportando sistemas de comederos para aves y porcinos, almacenamiento de alimentos, sistemas de climatización y sistemas para producción de huevos a países como Venezuela, Chile, Perú, Bolivia y Argentina. Según Santana, la importancia de Brasil para la empresa se refleja en la inversión en Araraquara. "Esto demuestra lo mucho que Big Dutchman Mundial cree en la agroindustria brasileña. Queremos hacer de nuestra unidad nacional una de las más eficientes y rentables del grupo", afirmó.