Los ministros de Economía y Finanzas y los presidentes de los Bancos Centrales de la Unión de Naciones Sudamericanas, Unasur, se reunieron en Argentina con el objetivo de discutir medidas para fortalecer al bloque e impedir que la crisis económica internacional contagie a la región.

Este encuentro finalizó el viernes de la semana pasada en la ciudad de Buenos Aires, donde se definieron las directrices del plan denominado Fuerza Tarea de Integración Financiera, FTIG, entre los países miembros, además de la firma de un documento de carácter programático fijando una posición común del bloque regional.

En esta reunión extraordinaria de los doce países de la Unión de Naciones Sudamericanas, Unasur, se decidió conformar un fondo financiero regional para hacer frente al recrudecimiento de la crisis económica, tras la cual existe la posibilidad de una nueva recesión.

El ministro de Economía argentino, Sr. Amado Boudou, vocero de la reunión, anunció: "Se trabaja en la constitución de un fondo anticíclico regional para enfrentar la crisis financiera internacional".

Este fondo se podría alimentar con la liquidez de la cual gozan las autoridades monetarias o bancos centrales de cada país de la región, cuyas reservas globales se calculan en aproximadamente US$500 mil millones, según la Comisión Económica para América Latina, Cepal.

Esta estrategia que promueve la Unasur, el fondo anticíclico podría ser la ampliación del actual Fondo Latinoamericano de Reservas, FLAR. que sirve como mecanismo de asistencia a sus miembros ante dificultades financieras.

Publicidad

Esta herramienta para atenuar las turbulencias de la crisis se activaría para rescatar a los países miembros ante eventuales ataques especulativos. El Sr. Boudou aseveró que hace falta, además, "integrar cadenas de valor" como una manera de incrementar el comercio intrarregional.

La medida anunciada manifiesta cierta preocupación entre las personas que manejan la economía de los países sudamericanos, pese a esto el Sr. Boudou expresó su confianza en la solidez de la región para enfrentar un nuevo coletazo de la crisis mundial.

"Los países de la región se encuentran muy bien preparados para enfrentar la crisis", aseveró.

Boudou precisó que no se deben adoptar "medidas rimbombantes", sino promover la integración y crear instituciones regionales. "Tenemos que trabajar en instituciones para Sudamérica porque las globales demostraron tener una sola visión de la economía mundial, como pasó con el Fondo Monetario, y eso no fue bueno", anotó.

Los responsables de las finanzas de la Unasur decidieron aconsejar a los gobiernos, entre otras cuestiones, profundizar el uso de monedas locales en el comercio intrazona, cuyo volumen alcanza los 120 mil millones de dólares anuales.

La Unasur fue fundada oficialmente en mayo de 2008 en Brasilia por 12 países sudamericanos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.