Las exportaciones de todos los productos de la soja, representaron para Argentina ingresos por US$27,140 millones, mientras que Brasil percibió US$18,346 millones, el año pasado. En Argentina, la cosecha fue de 49 millones de toneladas, en cambio Brasil alcanzó 75 millones de toneladas. Esta es la deducción principal de una investigación elaborada por sectoresonline.com, la línea sectorial de la consultora abeceb.com, que compara la configuración del complejo oleaginoso de ambos países.

De acuerdo al estudio, la diferencia más importante se debe a que Argentina exporta más productos derivados de la soja que Brasil, fundamentalmente harina y aceite. En Argentina, 70% de la cosecha de soja se procesa, mientras que Brasil destina 48% a su industria. El resto es exportado como poroto o consumido en el mercado interno. "Del aceite obtenido, Argentina exporta 67%, y de la harina, 97% de su producción."

Otro dato significativo es que el consumo de productos de soja es mayor en Brasil que en Argentina. En 2010, el mercado brasileño absorbió 48% del aceite y de la harina que produjo su industria.

Se podría explicar que el mayor grado de industrialización en Argentina se debe a la ventaja competitiva del transporte. "La ubicación del complejo oleaginoso santafecino en cercanía de los principales puertos permite minimizar el costo logístico, a lo que se suma la proximidad con las principales zonas agrícolas del país", sostiene el informe.

Publicidad

Para Brasil, en cambio, el mayor volumen de producción de soja se origina en su región central, alejada aproximadamente 1500 kilómetros de los puertos. Por ese motivo, el gobierno de Lula, primero, y luego el de Dilma Rousseff, tienen dentro de sus prioridades la inversión en infraestructura.

Por su parte en Argentina, la última ola de inversiones que absorbió el complejo oleaginoso estuvo destinada a la instalación de plantas de biodiesel, próximas a las fábricas de harinas y aceites, en el sur de Santa Fe.

Otro contraste es el peso relativo de las exportaciones de soja en el total de las ventas externas de bienes. En Argentina, del total de embarques, US$ 68.500 millones, 39% correspondió al complejo sojero. "En cambio, Brasil exportó un total de US$ 201.915 millones en igual período, pero las divisas vinculadas a la soja explicaron el 9 por ciento", sostiene el trabajo elaborado sobre la base de datos de los ministerios de Agricultura de los dos países.

A pesar de las diferencias, el trabajo de Sectores Online afirma que en los últimos años los dos países aumentaron la superficie de soja y los rendimientos a partir de "los avances tecnológicos vinculados a la siembra directa, al uso de agroquímicos y las semillas transgénicas"