La Unión Nacional de Avicultores (UNA) anunció una fuerte campaña para bajar el precio de la carne de pechuga que se vende en las pollerías, particularmente en la Ciudad de México. La UNA quiere reducir la superabundancia del producto en el mercado, que está causando serios problemas financieros a los productores mexicanos.

El Presidente de la UNA Jaime Crivelli dijo que el objetivo es reducir el precio de la carne de pechuga en un 40 por ciento durante la promoción de 10 días, con la esperanza de sacar los inventarios del mercado.

Mientras tanto, los productores locales están preocupados por las importaciones de carne de pechuga de EUA, particularmente de las grandes cadenas de supermercados. EUA tiene sus propios problemas con la oferta de pechuga en el mercado, que ha bajado de precio a tal grado, que se puede exportar a México.

Advertisement

Debido a que no hay una línea específica de aranceles para las exportaciones de carne de pechuga de EUA a México, es difícil calcular la cantidad que entra al país, aunque los productores mexicanos venden la mayor parte de su producto entero eviscerado en los mercados públicos, pollerías y rosticerías.

El mercado también está sufriendo el impacto de las exportaciones de pierna y muslo de pollo de EUA a México, que se encontraron más o menos al mismo nivel en el primer semestre del año, que en el mismo período de 2006. A pesar de la terminación el pasado 1 de enero del acuerdo de salvaguarda con México, que se esperaba que desatara un torrente de piernas y muslos de EUA, los fuertes precios han mantenido la avalancha a raya.

En general, a excepción de la carne de pollo mecánicamente deshuesada, todas las importaciones de pollo en México representan solo alrededor del 7 por ciento de la producción total nacional. Aún así, EUA tiene la mayor parte, con un 92 por ciento del mercado, dejándole a Chile solamente el 8 por ciento, según USAPEEC.