Esta tierra multilingüística, multicultural y multiétnica, ubicada en el corazón de los Andes, rodeada de cinco países suramericanos, es famosa también por su biodiversidad, sus minerales, sus zampoñas y su anhelo de salida al mar aún no cumplido. Oficialmente Estado Plurinacional de Bolivia, cuenta con casi 1.1 millones de km2 de superficie y 10.5 millones de habitantes. Es además, uno de los pocos países hispanohablantes que tienen además al quechua, aimara y guaraní como lenguas oficiales. 

El sector avícola 

La industria avícola, tanto de pollo como de huevo, se localiza en lo que los bolivianos llaman el eje central, que corresponde a los departamentos de El Alto, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, aunque es en estos dos últimos departamentos donde se encuentra el 85 por ciento de la producción. 

Los avicultores están oficialmente representados por la Asociación Nacional de Avicultores, cuyo presidente es el Ing. Ricardo Alandia, pero hay departamentos que tienen su asociación propia: Santa Cruz, Cochabamba, La Paz, Chuquisaca y Tarija. 

Producción avícola 

La producción de pollos en Bolivia ha venido creciendo constantemente en los últimos 10 años, excepto en 2008 que tuvo un pequeño retroceso debido a las crisis de los granos. Este año se estima que la producción anual va a crecer un 8 por ciento, a 161 millones de pollos.  

Por otro lado, la producción de huevo bajó entre el 2009 y el 2010, pero este año se calcula que andará en mil 500 millones de unidades. 

Principales empresas 

En Cochabamba y Santa Cruz se encuentran las cinco principales empresas productoras de pollo, que son Sofía, IMBA, Avícola Modelo, ALG Y Pío Lindo. Cabe destacar que las dos primeras empresas tienen del 80 al 90 por ciento del mercado de productos avícolas. 

En el rubro del huevos, las cinco principales empresas son Caisy, Avícola Modelo, Avícola Rolón, San Sebastián y Carger, también distribuidas en los mismos departamentos de Santa Cruz y Cochabamba. Caisy, que es un cooperativa formada en los años 50 por colonos japoneses, ostenta entre el 55 y el 60 por ciento del mercado nacional. 

Publicidad

Consumo 

El consumo per cápita de pollo se calcula que está en 34 kg al año, lo que coloca al país andino en el 5º lugar en Latinoamérica. En el caso del huevo, la situación es diferente, consumen solamente 132 unidades al año, lo que pone al país entre los de menor consumo de la región. Esto último ofrece una ventana de oportunidad para la industria. 

Granos y alimentos balanceados 

En Bolivia, prácticamente todos los avicultores están integrados, es decir, que cuentan con sus propias plantas de alimentos balanceados. A excepción del departamento de La Paz, que como no produce granos, tiene fabricantes independientes. En Santa Cruz y Cochabamba, todos los avicultores, hasta los más pequeños, tienen sus propias plantas. 

El departamento de Santa Cruz produce granos: maíz, sorgo, soya y afrecho de trigo. En los demás departamentos ha habido un estancamiento por falta de espacio, pero en un futuro va a crecer más la producción en Santa Cruz. 

Nos comenta el Ing. Alandia que “en Suramérica, son cuatro los países que son autosuficientes en granos: Argentina, Brasil, Paraguay y Bolivia. En Bolovia va a haner una expansión de la producción en el futuro, y que de las 20 millones de hectáreas cultivables, solamente producen 2 millones, así que el potencial es enorme”. Con esta expansión, la idea es abastecer a otros países de la región. 

Comercio exterior 

En ocasiones ha habido alguna exportación a países vecinos como Perú y Chile. Pero hay planes para exportar y los avicultores bolivianos tienen la mira puesta en el Medio Oriente y África. ADA lleva buenas relaciones con el gobierno nacional en el tema básicamente técnico, por lo que tienen su idea es convertirse en exportadores de productos con valor agregado. 

“Pero para esto, hay que trabajar mucho en el aspecto sanitario, ya que sigue habiendo enfermedad de Newcastle en el país” nos señala el Ing. Alandia. 

Y haciendo referencia a una frase que el Ing. Alandia le escuchó al Dr. Paul Aho, está convencido de que esta será la década de la avicultura. Y a eso están enfocados los esfuerzos.