De acuerdo con un comunicado de prensa de la Sagarpa, por primera vez, la Asamblea Mundial de Delegados de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en francés) eligió para los próximos tres años a México como Miembro del Consejo de este organismo internacional al que pertenecen 180 países del mundo.

Durante la 83ª Sesión General de la OIE, el máximo órgano de gobierno de este organismo internacional (la Asamblea de Delegados) votó para que el director general de Salud Animal, de la Sagarpa, Joaquín Braulio Delgadillo Álvarez, delegado de México ante la OIE, forme parte del Consejo.

De igual manera, los 180 delegados de los países miembros de la OIE eligieron al director del Centro Nacional de Servicios de Diagnóstico en Salud Animal (CENASA), del SENASICA, Juan Antonio Montaño, como miembro de la Comisión Científica, en la que además participan los delegados de Italia, Sylvia Bellini y República Democrática del Congo, Baptiste Dungu.

El Consejo de la OIE está integrado por el Presidente de la Asamblea de Delegados, el Vicepresidente, el Presidente saliente y por seis Delegados que representan a todas las regiones (dos por las Américas), elegidos por un mandato de tres años.

La Asamblea de Delegados determinó otorgar la presidencia del Consejo a partir de 2015 al delegado de Sudáfrica, Botlhe Michael Modisane y la vicepresidencia al delegado de Australia, Mark Chipp, además de la presidenta saliente, Karin Schwabenbauer, delegada de Alemania, quien continúa formando parte del órgano durante los próximos tres años.

En el Consejo están también, en representación de América del Norte, Centroamérica y el Caribe, el delegado de México, Joaquín Braulio Delgadillo Álvarez, y por América del Sur, el delegado de Paraguay, Hugo Idoyaga Benitez.

Los integrantes del Consejo contribuyen a garantizar la transparencia de la situación zoosanitaria mundial; recopilar, analizar y difundir la información científica de importancia, en particular sobre los métodos de control de enfermedades y bienestar animal; a facilitar el intercambio comercial, y evitar la creación de barreras comerciales innecesarias.

Ser parte del Consejo de la OIE implica que las autoridades sanitarias mexicanas participen en el desarrollo de normas y políticas, así como en las decisiones que se toman a nivel mundial en materia de salud animal. Para México formar parte del Consejo de la OIE significa la oportunidad de apoyar y promover el enfoque de “Una sola salud”, visión que permite abordar de modo integral la sanidad animal y la salud pública a escala mundial.

La colaboración de México en el Consejo incidirá en la esfera internacional y se traducirá en una nueva visión a nivel nacional para abordar los temas sanitarios desde una perspectiva incluyente e integradora de todos los aspectos y actores.

Promover el enfoque colaborativo de "Una sola salud” a nivel nacional significa brindar un apoyo sostenible y sólido a la prevención coordinada de las enfermedades que tienen repercusiones sobre la salud pública y animal en la interfaz entre humanos y animales.