De acuerdo con la agencia Reuters, la Argentina se afianza como el segundo productor mundial de sorgo “aunque muy por detrás del principal proveedor, Estados Unidos”, gracias a las excelentes proyecciones para la cosecha 2015/2016, la cual fue motivada por el interés comprador de la República Popular China, el principal importador global de este grano.

La agencia noticiosa recordó que “China firmó a fines del año pasado un acuerdo de protocolo fitosanitario con el país sudamericano que autoriza las importaciones del sorgo argentino”. En total, se espera que las 1.2 millones de hectáreas sembradas con esta materia prima para la alimentación animal tengan un rendimiento total de 4 millones de toneladas, “lo que implicaría un crecimiento del 23 por ciento en la producción, comparada con la campaña anterior”.

Publicidad

Expertos consultados por Reuters expresaron su opinión al respecto. “Creo que China va a tener un impacto en la producción. Cuando el productor argentino vea que hay demanda de exportación y vea que este año tuvieron compradores, creo que va a tentarlo a hacer sorgo”, señaló Pablo Adreani, director de la consultora Agripac. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés), la demanda china de sorgo creció en los últimos años debido al elevado precio del maíz dentro del país por sus barreras fitosanitarias, y el gigante asiático importaría 4.8 millones de toneladas de sorgo en la campaña 2015/2016.

Los productores argentinos continúan recolectando los lotes de sorgo 2014/2015, cuya cosecha el Gobierno central estimó en 3.25 millones de toneladas. Hasta inicios de junio del presente año se habían embarcado cerca de 261,000 toneladas del cereal desde este país austral, según datos oficiales. En la campaña 2013/2014, cuando produjo 3.5 millones de toneladas, Argentina exportó 1.7 millones de toneladas del grano, de los cuales el principal comprador en ese entonces fue Japón.