En la foto: "BRF es una empresa que se torna cada vez más global en sus principales mercados”, nos comenta Adriano Zerbini, gerente ejecutivo de Relaciones Corporativas Internacionales de BRF.

En la actualidad, la multinacional brasileña BRF es una empresa que sacrifica 7 millones de pollos al día, además de 34 mil cerdos. Pero, no obstante, hoy en día, ofrece un portafolio de productos bastante vasto, que incluye productos procesados como lasañas, pizzas, hamburguesas, aunque gran parte de su producción es la carne fresca de pollo.

Presente en 120 países, BRF es la mayor empresa exportadora de pollo del mundo y una de las mayores de carne de cerdo. “Pero no es sólo que sea exportadora, BRF es una empresa que se torna cada vez más global en sus principales mercados”, nos comenta Adriano Zerbini, gerente ejecutivo de Relaciones Corporativas Internacionales de BRF en São Paulo, Brasil.

Por ejemplo, en noviembre de 2014, BRF inauguró una planta de procesamiento industrial en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, la cual elabora decenas de productos procesados diferentes, todos halal, que se exportan a toda la región del Medio Oriente y norte de África.

La empresa cuenta además con dos plantas, en Europa, en Inglaterra y Holanda, también de productos procesados. En Latinoamérica, en Argentina fabrican otros productos como margarina, verduras congeladas o jamón serrano.

“Esa es la tendencia, a tener una gama más amplia de productos”. BRF es mucho más que una exportadora de carne de pollo, es una empresa que se hace más global”.

Sadia es la marca insignia

Sadia es la principal marca de BRF. “Es una marca global, particularmente en Medio Oriente, en donde es fortísima” dice el Sr. Zerbini. Sadia, no sólo es para pollo, sino también para productos procesados. En el mercado de Brasil, es una marca que toda la gente conoce.

En aquella parte del mundo, el pollo pequeño llamado galeto, se conoce por la marca Sadia, como un genérico. Incluso, los pollos galeto de otras marcas los llaman Sadia. La planta que se construyó en los Emiratos Árabes Unidos es paso más que han dado para acercarse al consumidor. De esta manera, una marca global se torna en local.

En el mercado interno brasileño cuentan con dos marcas muy fuertes: Sadia y Perdigão, la no. 1 y 2 de productos procesados de aves.

Publicidad

¿Cuál es la estrategia?

La estrategia que BRF busca “es llegar cerca de su consumidor, para conocerlo, para presentarle productos adaptados de acuerdo a sus expectativas, a los deseos que tenga” explica Zerbini.

Esta estrategia de adaptarse al consumidor ha sido el gran éxito, especialmente con las exportaciones. A pesar de que Brasil, es un país que produce y consume internamente tanto pollo, su estructura productiva está muy ligada a las exportaciones. “La producción en Brasil creció incorporando las normas, los requisitos y los gustos de los mercados extranjeros”, señala Zerbini. Esto dio como resultado que la producción creciera de una forma flexible, capaz de atender diversos gustos y necesidades.

Esta característica de Brasil lo hace muy diferente a otros países grandes exportadores, que están basados en su mercado interno, en la demanda de un producto específico. “Brasil siempre ha prestado mucha atención a su consumidor externo y BRF siempre ha estado en la punta de este movimientos, siempre ha estado en la vanguardia”, comenta Adriano Zerbini de BRF. De esta forma, “hoy, nuestra marca Sadia, es la marca más fuerte de pollo en el Medio Oriente”.

Planta de procesamiento y exportación, así como distribución en la región: es el modelo que ha dado buenos resultados. El desafío es llevar este modelo a otras regiones, de conocer los consumidores de estas otras regiones tan bien como han conocido los del Medio Oriente.

La producción en Brasil creció incorporando las normas, los requisitos y los gustos de los mercados extranjeros.

Mercado interno brasileño

¿Qué ha pasado con el mercado interno? Los ingresos totales de BRF varían, pero podemos decir que el 55 por ciento proviene del mercado interno y 45 por ciento de las exportaciones. En el mercado interno cuentan con dos marcas muy fuertes: Sadia y Perdigão, la no. 1 y 2 de productos procesados de aves y cerdos en términos del top of mind del consumidor. “Nuestra operación en Brasil no tiene productos commodities, son productos con marca, muchos producto procesados, lasaña, jamón serrano, nuggets, es un mercado en expansión” dice Adriano Zerbini de BRF.

¿Podría ser que el mercado externo pudiera ser mayor que el interno? Veamos lo siguiente: Brasil consume 45 kg per cápita de pollo, mientras que el promedio del mundo es de 11 kg per cápita. Es entonces claro que existe un gran potencial fuera de Brasil. No obstante, existe el desafío, sin duda, del acceso a los mercados, de lograr que la población que no tiene acceso a la carne de pollo, lo tenga, lo cual no sucede automáticamente, de la noche a la mañana.

Planes de BRF para Latinoamérica

BRF observa a Latinoamérica con mucha atención. Se enfrenta a algunas cuestiones de acceso a ciertos mercados. Señala Zerbini: “Nos gustaría mucho tener acceso al mercado mexicano y colombiano, un mayor acceso de algunos productos al mercado peruano”. 

Sin embargo, BRF tiene una operación muy interesante que engloba todo el Cono Sur, ubicada en Argentina. En Latinoamérica hay un potencial de crecimiento bastante interesante que la empresa ve con mucha atención.

A la pregunta de si tienen planes de compras en otros países latinoamericanos, Zerbini contesta que “BRF es una empresa que estudia el mundo, que siempre está abierta a oportunidades, a entrar a nuevos mercados. Es una empresa que mira hacia el mundo, que crece de forma global y Latinoamérica forma parte de eso”.