La carne de pollo, junto con la de cerdo, crece en las preferencias de consumo de los hogares panameños en detrimento de la carne bovina, según se desprende de los resultados de la más reciente Encuesta Pecuaria que cada año publica el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec), organismo adscrito a la Contraloría General de la República de Panamá.

De acuerdo con este informe, la producción de gallinas creció 7.4 por ciento durante 2015, lo cual representa una parvada de 23,916,000, frente a los 22,271,400 de animales registrados en 2014. Las principales regiones panameñas productoras de carne de origen aviar se discriminan de la siguiente manera: Panamá Oeste (9,044,300 aves), Panamá (5,121,800) y Veraguas (4,073,200), lo que equivale al 37.82 por ciento, 21.42 por ciento y 17.03 por ciento, respectivamente.

Publicidad

Para el medio de comunicación Panamá América, “el consumo de pollo del panameño aumentó una libra, desde el inicio del Control de Precios, ya que en 2014 el consumo per cápita era de 84 libras y en 2015 subió a 85 libras anuales. Expertos atribuyen el aumento de los precios de las carnes de pollo, cerdo y bovina al Control de Precios, medida gubernamental que ha incrementado más la distorsión del mercado”.

La producción de gallinas creció más que cualquier otra carne en Panamá. La de cerdo vivió un incremento menor, de 5.7 por ciento (se pasó en un año de 343,600 a 363,200 porcinos); en tanto que la carne de res sufrió una baja de 5.2 por ciento, al caer de 1,623,700 semovientes en 2014 a 1,539,000 reses durante la pasada vigencia.