A instancias de la Associação Brasileira de Proteína Animal (ABPA), la Policía Federal abrió una investigación para averiguar los fraudes hechos dentro de Brasil y en el exterior que perjudican a exportadores del sector e importadores de diversos mercados en el mundo.

En una reunión realizada ayer en Brasilia, DF, el presidente ejecutivo de la ABPA, Francisco Turra y el vicepresidente de aves de la asociación, Ricardo Santin, presentaron a la Policía Federal más de 500 casos notificados por los asociados. Son situaciones como la clonación de sitios de empresas exportadoras, recibos de ventas que no se realizaron, falsificación de rótulos de productos que no se produjeron en Brasil, utilización de números falsos de registro del Sistema de Inspección Federal (SIF), entre otros.

“El refinamiento de los fraudes llega a la clonación de correos electrónicos, con la inclusión de una letra de más en el apellido de los empleados de las empresas o con la inversión de la designación ‘br’ de las direcciones electrónicas. Estas pandillas tienen incluso cuentas bancarias y oficinas falsas”, explica Ricardo Santin. 

De acuerdo con lo informado por la ABPA, son defraudadores localizados en Brasil y en varios países que importan el producto brasileño. 

Publicidad

“Brasil se transformó en la última década en el mayor participante del comercio internacional de proteína animal y en uno de los más reconocidos. En el intento de aprovecharse de este éxito, los defraudadores de diversos países han asestado golpes a nombre de empresas brasileñas, mediante ventas inexistentes o hasta incluso al copiar nuestros rótulos y ponerlos en productos que no se produjeron aquí, lo que perjudica la imagen del país. Frente a esto, la Policía Federal asegura que tomará todas las medidas adecuadas, incluso de activar a la Interpol”, dijo Francisco Turra.

Inicialmente, para proteger a la investigación, no se van a divulgar los nombres de las empresas afectadas. 

Contra los fraudes, las empresas ya han desarrollado áreas especializadas en sus oficinas de asuntos legales, para buscar minimizar los sucesos. En la misma línea, por medio de su comunicación internacional, la ABPA ha informado a clientes y autoridades extranjeras acerca de estos problemas, con orientación sobre la necesidad de que refuercen los cuidados.