Aunque la mayoría de nosotros vemos al 2008 como un año desastroso, la realidad es que fue un año record para la industria avícola brasileña en términos de producción y exportaciones.

Debido a la situación económica extremadamente difícil en la cual nos encontramos en este momento, existe la tendencia a evaluar 2008 sólo mirando de septiembre en adelante, cuando la industria avícola a nivel mundial comenzó a ponerle los frenos a la producción, debido a la crisis económica. Tendemos a olvidarnos del resto del 2008, que, aunque tuvo sus momentos difíciles debido a los altísimos precios de maíz y soya, vio un gran crecimiento en la producción y las exportaciones avícolas en todo el mundo.

En el 2008, Brasil y Estados Unidos rompieron por mucho sus récords de exportaciones avícolas. Las exportaciones de carne pollo de EUA crecieron casi 18% en volumen, y las exportaciones brasileñas en 11%, en comparación al 2007, además de que el año 2007 fue un año de exportaciones récord para Brasil y EUA.

Así, Brasil mantiene su título como el exportador más grande de pollo del mundo, por quinto año consecutivo.

En 2008, Brasil produjo 11.32 millones de toneladas de carne de pollo, un crecimiento del 7% sobre las 10.3 millones de toneladas del 2007. Aun así, la industria avícola brasileña estuvo un poco decepcionada porque nunca superó la cifra de 1 millón de toneladas en un mes dado. Se acercó mucho en noviembre, con 998.6 mil toneladas. En 2008 la producción superó la del 2007 en cada mes del año.

Brasil exportó 3.645 millones de toneladas de pollo en 2008, un crecimiento casi del 11% sobre 2007. El valor de las exportaciones fue de $6.9 mil millones de dólares, un crecimiento del 5% en comparación al 2007. Durante los primeros nueve meses del 2008, las exportaciones de pollo de Brasil superaron por mucho las exportaciones del 2007. En mayo se rompió el record de exportaciones en un mes dado 361 mil toneladas. En 2007, Brasil exportó más de 300 mil toneladas sólo tres veces, mientras que en 2008 se superó el nivel de 300 mil toneladas durante siete meses.

Esos altos niveles de exportaciones comenzaron a caer en octubre, y para noviembre y diciembre esos volúmenes fueron menores que en los mismos meses del 2007. Los efectos de la crisis económica mundial a fines del año son muy evidentes en las cifras mensuales de exportación de Brasil.

Entonces, ese fue el 2008 para Brasil, que comenzó a todo vapor, y terminó con los frenos puestos. Los altos niveles de exportación requerían altos niveles de producción de pollo. Pero, cuando las exportaciones cayeron a fines del año, los altos niveles de producción crearon una situación de sobreoferta que estaba afectando al mercado negativamente. En noviembre las exportaciones cayeron a su nivel más bajo del año, mientras que la producción de pollo casi llegó al millón de toneladas, el récord mensual más alto en la historia de Brasil.

¿Cómo va el 2009?

Debido a este desequilibrio entre producción y exportación, a fines del año, la UBA - Unión Brasileña de Avicultura - le pidió a las empresas productoras de pollo que redujeran su producción en un 20% durante el primer trimestre del 2009. Las empresas respondieron en forma positiva, reduciendo su producción significativamente. Esta reducción se hizo a través de un acuerdo entre las principales empresas, en el que acordaron cerrar cada una de sus plantas de procesamiento por un mes. Esto se hizo en forma escalonada, no todas las plantas cerraron a la misma vez, proceso que comenzó durante la época navideña y siguió de ahí en adelante.

Para mediados de febrero, la producción de pollo se había reducido en un 13% y UBA indicó que eso era lo suficiente y que no se tenía que hacer más cortes. La UBA también indicó que se deben mantener esos niveles hasta junio.

La industria brasileña respondió en forma unida e hizo las reducciones necesarias para mantener el negocio. En 2006 la UBA recomendó que la industria hiciera cortes del 15%, debido a que el mercado de exportaciones se había cerrado prácticamente, por el pánico sobre la influenza aviar, y aunque todos estaban de acuerdo, fue obvio que no todas las empresas habían reducido la producción, y en algunos casos hasta habían crecido. Pero en la situación actual, hicieron estas reducciones, por razones de supervivencia, ya que algunas de las principales empresas se encontraron en situaciones financieras críticas.

La UBA espera que el mercado interno crezca en 2% en 2009. El mercado de exportaciones se ve más difícil, porque los grandes países importadores como Japón, Arabia Saudita, Rusia y Hong Kong han reducido sus compras por más del 15%. Hay potencial crecimiento en nuevos mercados que se han abierto como China e India, aunque es demasiado temprano saber.

Para concluir, aunque todos estamos preocupados por lo que va a pasar en 2009, qué nos espera y como no se va romper ningún recórd, o por los menos récords positivos, creo que debemos reconocer los logros de Brasil en 2008. IA