No es de sorprenderse que la industria avícola se esté cuestionando el impacto de la producción de biocombustibles sobre los alimentos para animales. Conforme siga creciendo la industria del etanol, existe y seguirá en aumento la competencia entre el etanol y la industria avícola por el suministro de maíz. Esta competencia por el maíz ya ha resultado en un aumento en el precio del grano y ha preocupado a muchos en la industria avícola por los precios y disponibilidad en el futuro. El costo del alimento balanceado sigue constituyendo la mayor parte del costo de producción avícola, por lo que para controlar el costo, el nutriólogo continúa en la búsqueda de materias primas alternativas. Tradicionalmente, cuando hay reducción en el suministro o un aumento de precio de un ingrediente de alimentos balanceados (como con el maíz), los nutriólogos buscan alternativas de energía y nutrientes.

Muchos creen que todos los problemas de los alimentos balanceados creados por el uso de una cantidad considerable del suministro nacional de maíz para la producción de etanol se van a resolver con la alimentación de granos secos de destilería con solubles (DDGS). Sin embargo, los DDGS no sustituyen directamente al maíz en la dieta avícola y presentan otras restricciones, tales como el precio, manejo y logística en la planta de alimentos balanceados, y variación de nutrientes, que limitan su uso. Incluso con estas restricciones, los DDGS representan un ingrediente de alimentos aceptable que se puede usar con éxito en las dietas avícolas para reducir costos. La mayor presión gubernamental por los biocombustibles ha llevado a un aumento importante en la producción de biodiesel que ha dado como resultado un aumento en el costo de la grasa. La glicerina demetilada puede ser algo prometedora como ingrediente de alimentos (fuente de energía) en dietas avícolas, sin embargo, se necesitan conocer mejor los problemas referentes a la consistencia del producto, niveles de metanol, sodio o potasio y humedad, así como aspectos del flujo, manejo y fabricación del alimento.

El aumento de la producción de etanol y biodiesel desde luego va a incrementar los precios de los granos y de la grasa para alimentos balanceados. De esta manera, va a ser básico el uso de ingredientes alternativos en las dietas avícolas para mantener bajo el costo del alimento. No obstante, es imperativo que aprendamos qué hacer con estos subproductos de forma eficaz, para que podamos producir los alimentos balanceados de la más alta calidad posible.

Granos secos de destilería con solubles

Muchos creen que todos los problemas de los alimentos balanceados creados por el uso de una cantidad considerable del suministro nacional de maíz para la producción de etanol se va a resolver con la alimentación de DDGS. Sin embargo, los DDGS no sustituyen directamente al maíz en las dietas avícolas (sustituyen al maíz, harina de soya, harina de carne y hueso, fósforo, metionina, etc., por lo que su uso va a depender del precio de todos estos ingredientes), además de que presenta otras restricciones que limitan su uso. Actualmente, los principales problemas con los DDGS son el precio, disponibilidad y la logística y el transporte. Hay también una alta variación en el contenido de nutrientes (cuadro 1) y en la calidad, como con la proteína (especialmente con la digestibilidad de la lisina), grasa y fósforo.

Cuadro 1 

El valor energético de los DDGS para aves es aproximadamente 17% menor que el del maíz (2,816 kcal/kg vs. 3,388 kcal/kg o 1,280 vs. 1,540 kcal/lb, respectivamente) y presenta la mayor influencia sobre el valor de los DDGS. La variación en los DDGS se puede deber al maíz (variación en el maíz por regiones), al procesamiento en la planta de etanol (tiempos de molienda, temperaturas, uso de enzimas, proceso de destilación, etc.), temperaturas de secado y la cantidad de solubles que se le vuelven a añadir (cuadro 2) al producto.

Cuadro 2 

Entre plantas y a veces incluso dentro de las plantas pueden haber una alta variación en el nivel de humedad (la humedad nunca debe exceder el 12% y durante el verano debe ser del 10% o menor), digestibilidad de lisina (que probablemente se debe al secado y que ha mostrado estar correlacionada al color: mientras más claro y más amarillo sea el producto, mayor será la lisina disponible), sodio (debido a productos usados en la planta para la limpieza) y proteína y fósforo (que probablemente se deba a la variación en el maíz en varias plantas). Es importante obtener valores confiables de nutrientes cuando se incluyan DDGS en dieta avícolas, especialmente cuando se usen niveles altos de inclusión, ya que se incrementa el riesgo vinculado con la variabilidad de nutrientes.

Los DDGS contienen una cantidad considerable de fósforo total (0.72%; Martínez-Amezcua et al., 2004). La biodisponibilidad relativa del P de los DDGS es mayor que los valores que se notifican en el NRC (1994) basados en los valores de tablas de contenido total y no fítico. Los granos secos de destilería con solubles son una gran fuente de mayor fósforo disponible (cuadro 3), sin embargo, parece haber variabilidad en la biodisponibilidad del P entre diferentes muestras de DDGS. La biodisponibilidad del fósforo parece aumentar con el procesamiento térmico (por lo que el calentamiento, la digestibilidad de lisina y la biodisponibilidad del P son inversamente proporcionales). La fitasa ha mostrado que aumenta la biodisponibilidad del P en los DDGS. Martínez-Amezcua et al., 2006 calcularon que la fitasa libera de 0.049 a 0.072% de P de los DDGS (lo que indica que se libera aproximadamente del 20 a 28% del P no biodisponible en los DDGS).

Cuadro 3 

Problemas

La variación de nutrientes no es el único problema del uso de los DDGS. Los granos secos de destilería con solubles han causado problemas en casi cada fase de la fabricación de alimentos balanceados. Esto incluye a los vagones de ferrocarril que sencillamente no se pueden descargar, la falta de espacio en silos, problemas con el manejo y la capacidad de flujo y tal vez la mayor preocupación de todas sea la producción de pelets y problemas de calidad de éstos. Los problemas de manejo con los DDGS se pueden atribuir a la estructura plana, parecida a un plato, del salvado, que resulta en una formación en arco cuando se almacenan.

Hay algunos métodos que pueden ayudar a mejorar las características de flujo de los DDGS, no obstante, la mayoría se necesitan implementar en la planta de etanol. El primero es sencillamente mantener a los DDGS en un lugar plano de almacenamiento hasta que se equilibre la humedad, que se llevará más tiempo durante los meses de verano. Es probable que el primer problema con los DDGS en las plantas de alimento avícola sea el efecto sobre la producción y calidad del pelet. Sin embargo, se han realizado pocos estudios en esta área, por lo que es limitada la información. Se ha dicho que cuando el nivel de DDGS en la dieta excede el 5 al 7%, se ve afectada la producción y calidad del pelet.

Al igual que se triplican los niveles de nutrientes en los DDGS en comparación con el grano original, esto también se aplica a la concentración de micotoxinas. Las micotoxinas no se destruyen con la fermentación. Sin embargo, aunque puede haber micotoxinas, la industria del alcohol lo considera poco probable. El beneficio de la fermentación del maíz claramente es la producción eficiente del alcohol. El maíz que no se ha almacenado adecuadamente y que ha desarrollado aflatoxinas u otras micotoxinas tal vez no proporcione la misma eficiencia de producción de alcohol como el maíz de calidad más alta. De ese modo, aunque no pueda eliminarse la posibilidad de contaminación con micotoxinas de los DDGS, por el momento no se considera probable la contaminación de toxinas.

La levadura (Sacchromyces cerevisiae) es el componente más importante en la producción del etanol. Es esencial la optimización de la sanidad de la levadura para maximizar el rendimiento del etanol a partir del almidón de maíz en las plantas de etanol de molienda en seco. Uno de los mayores desafíos de mantener una fermentación óptima es el control de las infecciones bacterianas durante este proceso. De esta forma, a menudo se usan pequeñas cantidades de los antibióticos penicilina (3.73 g/1000 galones) y virginiamicina (0.25 a 2.0 ppm) para controlar las infecciones bacterianas en los fermentadores durante el proceso de producción del etanol. Esta es una práctica común usada en la industria del etanol para mejorar el rendimiento del alcohol.

Se supone que la penicilina se destruye a un pH por debajo de 5.2 que se da durante las últimas etapas de la fermentación en la producción de etanol. Sin embargo, no hay publicaciones de investigación científica que se relacionen a la presencia o ausencia de residuos de antibióticos en los subproductos de destilería. Además, no se han realizado estudios para determinar si hay fragmentos biológicamente activos de antibióticos en los subproductos de destilería. Sin embargo, se cree que los DDGS son un ingrediente muy seguro para todos los alimentos para animales.

Incluso con estos problemas y desafíos, los DDGS representan un ingrediente de alimentos muy aceptable que se puede usar con éxito en las dietas avícolas para reducir costos. En el cuadro 4 se brindan algunos valores propuestos de matriz de nutrientes de los DDGS.

Cuadro 4 

Conclusión

Las preocupaciones por la disponibilidad y precio en el futuro de la energía para alimentos avícolas que cada vez más expresan los productores de alimentos balanceados se basan en la expansión de la industria de los biocombustibles. El aumento en la producción de etanol y biodiesel ha llevado a un aumento en los precios de los granos y grasa para alimento balanceado (y en última instancia, de los alimentos para consumo humano). De esta manera, va a ser básico el uso de ingredientes alternativos en las dietas avícolas para mantener bajo el costo del alimento. No obstante, es imperativo que aprendamos qué hacer con estos subproductos de forma eficaz, para que podamos producir los alimentos balanceados de la más alta calidad posible. Para que un nutriólogo use estos subproductos de manera correcta (como con cualquier ingrediente de alimentos balanceados nuevo), es imprescindible que se obtengan valores nutritivos exactos. -- Conferencia presentada en el III Congreso del CLANA, Cancún, México, 2008.