En los últimos dos años nos hemos enfocado casi totalmente en la economía mundial, y todos los problemas relacionados con la crisis financiera.  En 2008 la industria avícola estaba muy preocupada y muy afectada por los altísimos precios de los granos, y a fines de año llegó la crisis económica que azotó a todo el mundo. El año pasado el enfoque siguió en la mala economía y todo el daño que estaba haciendo. Este año, todos están mirando hacia adelante, esperando que la crisis desaparezca y que el crecimiento comience de nuevo, algo que ya se está viendo.

El enfoque de la industria avícola a nivel mundial ha estado en cómo sobrevivir a la crisis. Se puso énfasis en cortar costos y reducir gastos, dado que esa era la única forma de seguir hacia adelante.

Yo creo que el objetivo de toda empresa avícola, y de toda empresa que produce alimentos para consumo humano, debe ser: producir alimentos sanos  y seguros a precios asequibles.  Esta no es una invención mía, a través de los años muchos presidentes de empresas avícolas me han dicho esto, o algo parecido.

Definitivamente no estoy diciendo que debido a las crisis económicas que la industria avícola ha reducido su vigilancia de la seguridad alimentaria o que ha cortado costos a expensas de la seguridad alimentaria. Pero, creo que con tanto énfasis en la economía, posiblemente la industria se ha olvidado que la seguridad alimentaria es la principal responsabilidad de la industria.

Si los alimentos  que produce la industria enferman a los consumidores, entonces algo anda muy mal. Todos tenemos que comer para vivir, y creo que todos suponemos que los alimentos que consumimos no nos van a enfermar.  Este realmente es un deber de la industria: si se van a producir alimentos se tienen que tomar todas las medidas posibles para prevenir la contaminación.

“Prevenir la contaminación” son tres palabritas fáciles de decir pero muy difíciles de llevar a cabo. La industria avícola trabaja con aves  que se pueden contaminar en la granjas y después de que se procesan los productos de carne y huevo, estos tienen vidas de anaquel limitados. Hay muchos vectores de la enfermedad y muchos factores que contribuyen a la contaminación de los productos finales – por lo que el control  de estos no es nada fácil, y se requiere de un gran esfuerzo y concentración por parte de la industria para poder producir alimentos seguros.

Tendencias recientes

De acuerdo a reportajes recientes en los medios de comunicación de los Estados Unidos, hace poco  reportaron problemas de brotes de enfermedades humanas debido a los siguientes productos: salchichas, salami, masa refrigerada, queso, pimienta, cebollas, chiles y crema de cacahuate (maní), entre otros.

De acuerdo con el gobierno de EUA,  cada año se reportan 76 millones de enfermedades por causa de intoxicación de alimentos (en una población de casi 300 millones), y de estos 325 mil son hospitalizados y cinco mil fallecen. Desde mi óptica, esas son cifras realmente trágicas.  Además, el gobierno de EUA indica que el número de intoxicaciones alimentarias está creciendo, no reduciéndose.

Existe legislación pendiente en EUA que le daría mucho más poder al gobierno para vigilar la seguridad alimentaria, la cual se enfocaría  en prevenir la contaminación de los alimentos.

La carne de pollo cruda o no debidamente cocida, y los huevos crudos o no debidamente cocidos siguen siendo algunos de los productos más culpados por causar la intoxicación alimentaria. Sabemos que los retos son verdaderos: salmonela, listeria, campilobacter, y E. coli están presentes en las granjas o las plantas de procesamiento y requiere de un esfuerzo serio para prevenir o reducir su impacto.

Afortunadamente, los avicultores no están solos en su búsqueda por mantener la seguridad alimentaria. Existen procesos probados, principalmente HACCP pero también ISO y otros sistemas, que se han convertido en  las normas de la industria y que exigen los gobiernos nacionales. Casi todas las empresas tienen departamentos de Control de Calidad  para asegurar que se están siguiendo las normas para prevenir la contaminación de los alimentos.

De forma interesante, HACCP está por adoptarse como el estándar de la industria de alimentos para mascotas en EUA. En la actualidad, este es el tema de discusión más importante en esa industria, un par de años después de que se enfermaron o murieron muchos perros y gatos debido a alimentos contaminados con melamina proveniente de China.  Entre el gobierno y la industria se ha decidido que el uso de HACCP va a garantizar la seguridad de los alimentos para mascotas. (Sigo asombrado con el hecho de que la intoxicación de mascotas parece ser más importante que la de los humanos en EUA.)

Conclusión

No hay nada más importante para la industria avícola que la seguridad alimentaria. Nada. Los consumidores, que tienen que comer para vivir, deben tener la confianza completa de que la comida que comen y que les gusta tanto, como son el pollo y el huevo, no le va a hacer daño.

En repuesta a los reportes recientes de los brotes de intoxicación alimentaria en EUA, voceros de la industria indican que se consumen más de mil millones de porciones de alimentos frescos al día en el país y que los casos de intoxicación son realmente poco comunes. También indican que EUA tiene una de las cadenas alimentarias más seguras del mundo.

A pesar de que las intoxicaciones de alimentos sean pocas o que determinado país tenga un buen sistema de seguridad alimentaria, a fin de cuentas es responsabilidad de cada empresa avícola de producir alimentos sanos y seguros que no vayan a enfermar a los consumidores.