El director ejecutivo del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria de Honduras (OIRSA), Guillermo Alvarado, explicó: “la región tiene un gran potencial de penetrar el mercado internacional, especialmente EUA, con producto avícola”.

Pero estos esfuerzos se pueden ver truncados si las aves hondureñas son contagiadas por enfermedades que obstaculizan el comercio, como la influenza aviar y Newcastle.

Precisamente al detectar vacunación contra la influenza aviar en pollitas salvadoreñas alertó al sector privado hondureño sobre una posible ruptura del protocolo sanitario que había funcionado.
El director ejecutivo del OIRSA, manifestó: “los países que quieren exportar con EUA no pueden tener comercio con los países que no son reconocidos libres de estas (enfermedades) por esta nación, debido a que si llega un ave contagiada puede enfermar a las otras, y echar a perder el trabajo de calificarse como exentos de enfermedades avícolas”.

México, Guatemala y El Salvador son los únicos que todavía están vacunando a los pollos contra la influenza y otras enfermedades. Luego, desde Honduras hasta Panamá ya no se realiza la práctica, pues están identificados como libres de esta enfermedad.

El Sr. Alvarado indicó que la solución es trabajar en compartimentos, es decir, lugares previamente identificados y aprobados para eliminar la vacunación. Ésta es la solución que se ha formulado tras las negociaciones para restablecer el comercio, mientras que OIRSA ayudará en lo posible.