Una investigación realizada en la Universidad italiana de Salerno evaluó los efectos de los aceites esenciales de tomillo y bálsamo de limón en el almacenamiento de carne fresca de pechuga de pollo a 4C, durante 3 semanas. El tomillo y, en menor medida, los aceites esenciales del bálsamo de limón redujeron DPPH (2,2-difenil-1-picrilhidrazil) y la formación de radicales en la carne (25% a 30% y 20%, respectivamente).

El tratamiento con los dos aceites esenciales también limitaron la peroxidación lipídica y la degradación de las proteínas sarcoplásmicas, ayudando a preservar la carne de ave incluso después de 2 semanas de almacenamiento. La concentración de los aceites esenciales de tomillo y el bálsamo de limón disminuyó la microflora natural presente en la carne; el contenido microbiano total disminuyó hasta 50% en comparación con las muestras de control.

Advertisement

Adicionalmente, se observo un claro efecto de disminución sobre el crecimiento bacteriano del ácido láctico. El aceite esencial de bálsamo de limón limita significativamente el crecimiento de Salmonella sp., mientras que el aceite esencial de tomillo inhibió efectivamente el crecimiento de E. coli.

En conclusión, esta investigación demuestra que estos dos aceites esenciales redujeron efectivamente el proceso de descomposición en la carne de pollo y extendió la vida útil de este producto fresco.