A dos semanas de la reapertura del mercado chino al aceite de soja argentino, que ocurrió después seis meses de una represalia de China por las trabas impuestas por Argentina al ingreso de sus productos, la relación entre estos países parece haberse restablecido.

Es más, el gobierno argentino no sólo ya da por superado el conflicto, sino que está entusiasmado con las promesas de nuevas compras de este producto y la posibilidad que este gran país asiático se convierta en un activo demandante de otros alimentos, como carne de vacuno, ave, lácteos, vino y maquinaria.

El secretario de Agricultura, Sr. Lorenzo Basso manifestó a un diario argentino que: "La normalización del comercio de aceite de soja es un hecho". Él sostuvo una reunión con una delegación de la Corporación de la Reserva de Granos de la República Popular China (Sinograin), la cual estuvo liderada por su vicepresidente, Zhang Wenyuan. Sinograin es una empresa del estado responsable de la dirección y operación de la reserva de granos y aceite de ese país.

Advertisement

Aunque, el Sr. Wenyuanr no habló de cifras sobre las próximas compras de aceite de soja, la información que llegó al gobierno argentino vía el organismo oficial es que China prevé comprar aproximadamente 200,000 toneladas de aceite argentino en diciembre y enero próximos. De esta manera, esta cifra se sumaría a las adquisiciones actuales y a las más de 70,000 toneladas que ya han sido requeridas desde la reapertura del mercado chino a este producto argentino.