A partir de nueve de noviembre se esperaba con expectativas alcistas en el informe del USDA de noviembre, que trajo la reducción de la estimación de maíz esperada, pero la sorpresa fue la baja en la soja que no era prevista y esto provocó una fuerte alza de la oleaginosa, cercana al límite permitido. A raíz de un informe privado que estimó una merma del área futura a sembrar con soja en EUA, esta oleaginosa alcanzó un máximo desde 2008 en dicha semana. Al mismo tiempo se llevo a cabo en Seul la reunión de los 20 países líderes, cuya agenda principal, la guerra de monedas, tuvo resultados débiles para lo previsto.

En esta reunión, las críticas a EUA fueron fuertes, pero quedó claro que este país no cederá en sus medidas para promover el crecimiento. Además, comprará títulos públicos a 30 años con fondos de la Reserva Federal por 6 a 8 mil millones de dólares, de un total anunciado de 600 mil millones. Con lo cual, la incertidumbre financiera estadounidense está empujando a buscar refugio en los bonos de largo plazo. Por otra parte, Irlanda lanzó títulos de su deuda y colocó en peligro al euro que tocó 1.36 US$. Por su lado, La presidente de Brasil afirmó tener la moneda más valorizada entre las 20 economías y que tomará las medidas para evitar la valorización excesiva del real.

Simultáneamente, se proyecto la inflación de China de 4.5% anual la más alta en dos años, lo cual provocó incertidumbre, ya que este país aumentaría su tasa de interés para frenar los precios. Lo que se pudo deducir fue un menor crecimiento Chino, implicando mermas de las importaciones del mayor comprador de bienes primarios del mundo. Los efectos en los precios fueron inmediatos, desde el máximo alcanzado el retroceso al 12/11 se mostró para el euro de US$1.41 a US$1.37, el Dow Jones retrocedió de casi 11400 a 11190 puntos, el petróleo de 88 a 84 US$/barril y hasta el oro retrocedió desde 1400 a 1365 US$/onza.

Advertisement

Lo cual fue suficiente para castigar a los granos, trigo maíz y soja cerrando en la última jornada en el límite a la baja. Los fondos fueron netamente vendedores, liquidando 14 mil contratos de soja, 30 mil de maíz y 9 mil de trigo. Si bien había las señales de sobre compras, esta noticia profundizó las ventas, y cuando esto sucede quedan remanentes que pueden continuar vendiendo en la semana entrante.

Los informes del mercado de granos quedaron opacadas por el financiero. No obstante, hubo exportaciones semanales estadounidenses, por debajo las expectativas, se revirtió el clima desfavorable en Brasil, pero se fue agravando en Argentina, y continúa faltando agua en las zonas trigueras de EUA.

Una vez más el mercado global financiero dominó sobre el escenario alcista de los granos, poniendo en duda el motor importador de China y el fin del conflicto con las monedas. Los precios en Chicago quedaron para la soja en 465 US$/t, pero para el maíz 210 y para el trigo 246 US$/t. Los mismos pueden continuar a la baja, dado que hay margen para esto, pero ciertamente, aumentó fuertemente la volatilidad.