China anunció la suspensión de sus importaciones de todos los productos relacionados con la carne de pollo, porcina y huevos procedentes de Alemania, señalando también que se controlaran a la llegada los envíos que ya están en camino para evitar la entrada de estos productos si de detectan dioxinas. En una declaración publicada en la página web de la Administración General de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena de China, AQSIQ, que regula las importaciones chinas, se dirige a las autoridades alemanas, que informaron haber encontrado dioxinas en algunas granjas.

Expertos independientes del sector alimenticio, dijeron que la decisión se esperaba desde que Beijing comenzó a comprar carne porcina a Corea del Sur, desde el martes 11 de enero, 2011. De acuerdo con la AQSIQ en el comunicado, las autoridades agrícolas alemanas y los servicios de protección al consumidor confirmaron que la contaminación de produjo en algunas granjas de pollos, ponedoras y porcinos que consumieron alimentos balanceados contaminados con dioxinas.

Al parecer, la grasa contaminada con dioxina proviene de una empresa que ya está siendo identificada y se distribuyeron en diferentes partes de Alemania. Por esto, en el comunicado la AQSIQ señaló: “para impedir la entrada de alimentos contaminados, proteger la salud y seguridad alimentaria de China y según su ley, se suspende la importación de productos avícolas y porcinos procedentes de Alemania desde el 11 de enero”.

Publicidad

Según algunos señalan que esto puede ser grave, ya que Alemania podría tener que esperar cuatro años para volver a exportar estos productos a China. Sin embargo, si la dioxina no se detectará más, esta suspensión podría ser solo por un año, como ya sucedió con Irlanda cuando China aplicó la suspensión preventiva después del caso de detección de dioxinas.

Esta medida del gobierno chino se podría considerar simbólica de acuerdo a los expertos, ya que las importaciones chinas a Alemania son mínimas.

Por otra parte, esto llega en circunstancias en que Alemania iba ampliar las exportaciones a China, luego de haber recibido el permiso de la AQSIQ, donde se autorizó a cuatro empresas a ingresar sus productos a China después de rigurosas inspecciones.