Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
20 de enero de 2011

El desafío del sector de postura mexicano es reinventar el negocio del huevo

Avicultores mexicanos tienen el reto de otorgarle un mayor valor agregado al huevo y no venderlo como un simple commodity.

De cada kilogramo de huevo que se produce en México, 500 gramos son de granjas jaliscienses, lo que muestra el empuje de la avicultura estatal en el aporte de la dieta mexicana de este demandado alimento, aseveró el ex presidente de la Asociación de Avicultores de Tepatitlán, Alfonso Gutiérrez. Sin embargo, este avicultor se refirió a que el reto de los negocios avícolas del huevo es darle el mayor valor agregado posible a este producto y no venderlo como un simple commodity (materia prima), lo cual supone su transformación mediante el procesamiento de la yema o de la clara.

Es más, el Sr. Gutiérrez enfatizó que afortunadamente en la región alteña se han dado en los últimos años los pasos encaminados al procesamiento del huevo. Citó que de hecho funcionan tres plantas industrializadoras: dos en Tepatitlán y una en San Juan de los Lagos, municipios que concentran la mayoría del huevo jalisciense.

De acuerdo a su punto de vista, dijo que hay necesidad de establecer nuevas plantas procesadoras de blanquillos, siempre y cuando haya el adecuado plan de negocios para vender ya procesadas las yemas y las claras. Adujo que actualmente es más difícil encontrar mercado para las claras ya industrializadas.

Además, él subrayó que como generalmente ha sido un buen negocio el vender el huevo al natural, no se han tenido las suficientes inversiones para tener más plantas procesadoras de este producto. Sin embargo, resaltó que la tendencia es incrementar la capacidad instalada de procesamiento de este alimento.

El Sr. Alfonso Gutiérrez, apuntó a que la industrialización del huevo es un esquema que permite regular la oferta en el periodo de primavera, cuando se dispara la postura de las aves como consecuencia del ciclo biológico de estas aves. Aunque hizo la acotación de que el huevo de primera calidad por lo general no se industrializa, dado que se le da prioridad para su procesamiento al producto de menor tamaño y que por alguna razón se rompe o no tiene la suficiente consistencia en su cascarón.

Él añadió que pese a los impactos que se han tenido en los disparos de los precios de los insumos avícolas, como granos y oleaginosas, la oferta de huevo ha ido en aumento y una prueba es que este alimento no ha subido sustancialmente su cotización en el presente invierno, lo que lo convierte en la fuente de proteína animal más asequible para la población.

El estado de Jalisco aporta anualmente 1.4 millones de toneladas de huevo, lo equivale a la mitad de la producción nacional. La producción diaria supone entre 50 y 60 millones de huevos, según la temporada.

Los destinos del huevo procesado incluyen los giros de mayonesas, panificación, además de ventas al exterior.  

Comments powered by Disqus