Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Enfermedades y sanidad / Manejo, producción y equipo
4 de marzo de 2011

Colombia: investigación para determinar la circulación de Micoplasma gallisepticum

En Colombia, Antioquia, el estudio revela que 17% de las gallinas ponedoras en este sistema de producción tenían presencia de ADN para micoplasma.

La Universidad Nacional de Colombia, la Universidad de Antioquia, Fenavi-Fonav y el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA realizo un estudio de la bacteria Micoplasma gallisepticum en sus sistemas de producción. Tras realizar la investigación en el 60% del total de las granjas ubicadas en el departamento de Antioquia, buscando analizar la presencia de la bacteria que produce esta enfermedad en pollos de engorde y en gallinas ponedoras.

Los docentes Carlos González Sepúlveda y Albeiro López Herrera, del Departamento de Producción Animal de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UN, estuvieron involucrados en la investigación. "Con los resultados encontrados, se recomienda que en los pollos no hay que hacer choques antimicoplásmicos ni hay que vacunar, pero en gallinas ponedoras sí se debería hacer basados en diagnósticos en granja", explicó López Herrera.

En la actualidad hay 200 granjas avícolas en Antioquia, que representan alrededor de 9 millones 500 mil aves. De ese total, el 55% produce pollo de engorde y el 45% restante corresponde a gallinas ponedoras.

Debido a este panorama, se realizó una investigación para determinar la circulación de M. gallisepticum, en la que se analizó el 60% de las granjas tanto de ponedoras como de engorde.

Para lo cual, se tomaron muestras de las tráqueas de las aves que fueron llevadas a los laboratorios de la UN y se estudió la presencia del ADN de micoplasma.

Además de la toma de muestras, los investigadores también realizaron consultas sobre lo que hacían los productores para controlar el micoplasma.

La encuesta epidemiológica evidenció que cerca de 53% de los productores de pollo de engorde practican choques antiplásmicos, es decir que medican el alimento para las aves como prevención, y un alto porcentaje también lo hace en sistemas de producción de huevo de mesa.

En ninguna de las granjas muestreadas para pollos de engorde se encontró la presencia de ADN para micoplasma, o sea que las enfermedades respiratorias que se están presentando en pollo pueden ser cualquier otra.

En cuanto a las gallinas ponedoras el panorama fue distinto: el 17% de este sistema de producción, que fueron 54 granjas, tenía presencia de ADN para micoplasma.

Por eso, la recomendación arrojada por el estudio es tratar la enfermedad por medio de la vacuna, que puede ser con una bacteria viva o muerta y que se puede aplicar en distintos casos como explicó el profesor.

"En gallinas ponedoras se debería vacunar con la bacteria viva cuando hay síntomas y muerta cuando no hay sintomatología, pero hay un diagnóstico positivo de circulación de micoplasma en la granja", explicó Albeiro López Herrera.  

Comments powered by Disqus