El gobierno y el sector privado brasileño tendrán que decidir entre el corto y largo plazo sobre el reciente conflicto con Rusia para resolver rápidamente la prohibición de rusa al ingreso de las carnes de 89 establecimientos exportadores de tres estados del país o soportar las dificultades del momento y garantizar un mejor acceso de manera permanente en Rusia.

En las negociaciones bilaterales, que se mantuvieron casi toda la semana pasada en Ginebra, se hizo evidente que cuanto más Brasil apremie a Moscú por concesiones en el ámbito de la entrada a Rusia en la Organización Mundial del Comercio los rusos más van a presionar sobre temas de sanidad para avalar su posición.

Las autoridades en Brasilia fueron advertidas por los expertos que sería posible ganar dos posiciones, tanto en la adhesión a la OMC como en la obtención de resultados satisfactorios en el área sanitaria donde Moscú está a la defensiva. Los rusos están deseosos de poner fin a las prolongadas negociaciones porque quieren entrar en la OMC a finales de año, durante la Conferencia Ministerial del órgano.

La relación en que se encuentran las negociaciones en Ginebra, la cuota total que Rusia ofrece para la carne porcina es de 472 mil toneladas, pero el 60% ya se han otorgado a EUA y la Unión Europea, dejando muy poco para Brasil, que está en la categoría "los demás". El peor problema es la cuota global para la carne de pollo, que los rusos quieren fijar aproximadamente en 250 mil toneladas, menos de la mitad de hace dos años atrás. Mientras para la carne de vacuno, la cuota total es de 530 mil toneladas.

Desde el comienzo de los debates, los rusos advirtieron a los brasileños sobre los problemas en la inspección sanitaria en este país con respecto a la carne exportada a su mercado, preparando el camino para las represarías.

El jueves pasado, cuando el embargo a 85 unidades frigoríficas de Paraná, Río Grande do Sul y Mato Grosso ya se había anunciado, fue el turno de la delegación brasileña para dar una advertencia a los rusos, con trabar la esperanza de forzar un resultado rápido en OMC, va por el camino equivocado. Al mismo tiempo, sin embargo, surgió en Brasilia acusaciones de arrastrar los pies por los negociadores para llegar a un acuerdo con los rusos.

Justamente, lo que está en juego es el futuro acceso para los productos en el mercado ruso. Si Brasil está aceptando ahora un acuerdo sobre cuotas en la OMC en las condiciones propuestas por el gobierno de Putin, para que Moscú levante luego el nuevo embargo de las carnes, el acceso se limitará de forma permanente en el mercado ruso.

Publicidad

En las negociaciones en Ginebra se hizo evidente que Moscú está en una situación difícil porque se ha comprometido con la mayor parte de las cuotas de carnes para los EUA y la UE, mientras que Brasil se quedaría con los volúmenes que restan a sus exportadores. En una situación inusual, los representantes rusos han sugerido incluso que Brasil pida a EUA negociar un fragmento más grande de sus cuotas. La respuesta fue que los que tienen que hacer esto, obviamente, son los rusos.

En el caso de los porcinos, Brasil ha perdido terreno debido a la discriminación realizada por los rusos en favor de los productores estadounidenses y europeos. La participación de Brasil cayó de 58% a 39.6% de las importaciones de Rusia entre 2002-2009.

En la mesa de negociaciones para la entrada en la OMC, los rusos volvieron a fijar la cuota de 472 mil toneladas de carne porcina. En diciembre, se había reducido el volumen de 250 mil toneladas. Pero el nuevo volumen sólo dura hasta diciembre de 2014 y garantiza 202 mil toneladas para los estadounidenses y 80 mil para los europeos. Esto deja afuera 40% de otros proveedores, incluyendo a Brasil.

La tarifa inter-cuota sería de 15% y extra-cuota de 75%.

Desde enero de 2015, la proporción se reduce a poco más de 300 mil toneladas, siendo 180 mil de EUA y la UE. Esta reducción de la tasa se vería compensada por la participación adicional menor de 60%. En 2020, se pondría fin al sistema de cuotas y la tarifa consolidada final para las importaciones de carne porcina sería de 20%. En el caso del pollo, la cuota anterior era de 700 mil toneladas casi toda destinada a EUA. Después de una pugna con Washington, Rusia propuso una cuota de aproximadamente 250 mil toneladas, pero con espacio para los demás exportadores. En cuanto a la carne de res, la cantidad gestada por parte de Moscú fue de 530 mil toneladas. En los últimos años, Brasil ha abastecido la mitad del total comprado por Rusia.

El sector privado brasileño y el Ministerio de Agricultura siempre solicita a la diplomacia ser difícil en las negociaciones. Pero, quién conoce el tema sabe que no se puede ganar en los dos escenarios al mismo tiempo, antes de la defensiva de Rusia. Hoy en día, los representantes de los productores de carne y el gobierno brasileño discuten el tema.