En poco más de dos semanas, entre el 13 y el 27de junio, las autoridades sanitarias alemanas han notificado a la Organización Mundial de Sanidad Animal, OIE, la detección de al menos seis brotes diferentes de influenza aviar. En los focos se identificó la presencia de virus del tipo H7N7, caracterizado como de baja patogenicidad.

Todos los casos fueron registrados en el estado de Renania del Norte-Westfalia, y ha determinado el sacrificio sanitario de más de 50,000 aves.

Publicidad

Las medidas de control adoptadas por las autoridades sanitarias del país, han sido: sacrificio in situ de todas las aves sensibles, investigación de las entradas y salidas de aves, inmovilización de animales sensibles alrededor de la zona afectada y destrucción en una planta de extracción de grasas.

Renania del Norte-Westfalia es el estado que limita con Holanda, donde hace un mes fue detectado también un brote de influenza aviar, atribuido al virus del tipo H7N7.