Tímido ingreso de pollo brasileño empieza a preocupar en Argentina

Con la liberación de sus exportaciones de alimentos, también llegaron las importaciones de estos mismos bienes a la Argentina, en el marco del nuevo enfoque económico del gobierno liderado por el presidente Mauricio Macri.

Mauricio Macri, el presidente de Argentina, ha puesto en marcha reformas para abrir el mercado del país al mundo. | Wikimedia Commons
Mauricio Macri, el presidente de Argentina, ha puesto en marcha reformas para abrir el mercado del país al mundo. | Wikimedia Commons

Con la liberación de sus exportaciones de alimentos, también llegaron las importaciones de estos mismos bienes a la Argentina, en el marco del nuevo enfoque económico del gobierno liderado por el presidente Mauricio Macri.

Así fue reseñado por el diario bonaerense Clarín al explicar que, “El desmantelamiento del andamiaje de trabas que la gestión kirchnerista había montado en torno al comercio exterior, y que dificultaba tanto las exportaciones como las importaciones, fue una noticia muy bien recibida por el sector productor de alimentos. De todos modos, algunas señales de alerta se encendieron por el fuerte salto que en el primer bimestre se registró en el ingreso de ciertos productos desde el extranjero”.

El rotativo citó datos entregados por el estatal Senasa (el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), entre los cuales se destaca el fuerte incremento en las importaciones de carnes de cerdo, pescado, cítricos, y en menor proporción, de carne de pollo. En los primeros dos meses del año, la importación de cerdo se disparó, de 728 toneladas a 1,510 toneladas, la gran mayoría proveniente de Brasil, junto con unas sorprendentes 193 toneladas danesas. En pescado el incremento fue de 27 por ciento, con 5,686 toneladas, casi todas representadas en atún ecuatoriano; con 1,521 toneladas de pescados tailandeses de agua dulce.

Añadió el diario que, “Quizá la señal más alarmante fue la reaparición en escena de las importaciones de carne de pollo desde Brasil. Ingresaron 70 toneladas después de muchísimos años en que ese flujo comercial había desaparecido. En los años 1990, los pollos brasileños eran un serio limitante para la industria avícola local, que recién luego de que se cerraran las importaciones pudo comenzar a desarrollarse con vigor”.

Por último, Clarín destacó que, “En este escenario están comenzando a surgir voces que reclaman al macrismo que regule el ingreso de productos importados sensibles. En Entre Ríos (norte), los diputados provinciales Gustavo Zavallo y Daniel Koch (UNA/FR) presentaron un proyecto de resolución que reclama la intervención oficial”.

Page 1 of 1590
Next Page