Por cambio climático, ¿más impuestos al pollo y huevo?

Se estima que la agroindustria cárnica es responsable del 15 por ciento de la emisión mundial de los gases de invernadero, razón por la cual desde países europeos impulsan imponer en la próxima década mayores gravámenes para las carnes para desincentivar su consumo y producción.

La propuesta es que el pollo y el huevo tengan un impuesto del 8.5 por ciento para desincentivar su consumo y reducir los gases de efecto de invernadero. | Bigstock.com
La propuesta es que el pollo y el huevo tengan un impuesto del 8.5 por ciento para desincentivar su consumo y reducir los gases de efecto de invernadero. | Bigstock.com

Con el argumento de que la agroindustria cárnica es responsable del 15 por ciento de la emisión mundial de los gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, óxido nitroso y metano, principalmente), desde Europa se asegura que durante los próximos 10 años será inevitable la aplicación de mayores gravámenes para todas las carnes con el fin de desincentivar su consumo y, por ende, la producción.

Esta es la conclusión central de un informe difundido recientemente por la agencia noticiosa estadounidense Bloomberg, luego de consultar organismos privados en Inglaterra y Dinamarca. Una de esas entidades, la británica Oxford Martin School, propone incluso una tabla de impuestos proporcional a la generación sectorial de los ya referidos gases.

“Si se ponen tasas del 40 por ciento a la carne, del 20 por ciento a los productos lácteos y del 8.5 por ciento al pollo y el huevo, se evitarían casi medio millón de muertes al año y se reducirían ostensiblemente las emisiones que aceleran el cambio climático”, anota ese organismo —según reporta El Tiempo—, agregando en su justificación mejoras a la salud humana por una menor ingesta de proteínas animales, principalmente de las carnes rojas.

Otras instituciones consultadas por Bloomberg fueron la también inglesa red de inversiones agrícolas Farm Investment Risk and Return (Fairr) y el Comité de Ética de Dinamarca (esta última ya había dado un anuncio previo en 2016). Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la ingesta de carnes crecerá 73 por ciento en 2050. La Fairr estimó que, de seguir ese ritmo, ese mismo año “podría generarse a la economía global hasta US$1,600 en costos ambientales y de salud”.

La propuesta busca contribuir a los objetivos del Acuerdo de París, suscrito por casi todos los países del mundo en 2015, a excepción de Nicaragua y Siria, amén del reciente retiro de los Estados Unidos (mayor contaminante global, que se autoexcluyó el año pasado). La meta del pacto es evitar que la temperatura mundial suba dos grados Celsius.

Solo un país latinoamericano hace parte de los siete mayores generadores de gases de efecto invernadero: Brasil, que supera al resto de los del área en conjunto. Los otros productores mundiales son Estados Unidos, China, Reino Unido, Alemania, Rusia e India. América Latina es responsable del 12.7 por ciento de las emisiones globales, y de ese monto, se calcula que una tercera parte se da por deficiencias en el transporte.

Page 1 of 1590
Next Page