Abuso de antibióticos en pollo de engorde en Ecuador

En el estudio, se indica preliminarmente que es "alarmante ver tan alta prevalencia" de antibióticos entre los animales de producción de alimentos, cuando en investigaciones previas no era así.

(Katoosha | BigStockPhoto.com)
(Katoosha | BigStockPhoto.com)

En las zonas rurales de la provincia de Esmeraldas, al norte de Ecuador, cercana al litoral pacífico, se vive en los últimos años un auge de pequeñas explotaciones avícolas fomentadas por estamentos oficiales con el fin de promover el empoderamiento de las mujeres, la seguridad alimentaria y la consecución de recursos por parte de estas unidades familiares.

Para lograrlo, se entregan para la cría pollos de engorde (tipo broiler). Desde 2015, un grupo de 10 investigadores de la Universidad de Michigan (EE.UU.), liderados por el experto en ecología y biología evolutiva Hayden Hedman, investigaron una decena de hogares campesinos criadores de pollos broilers.

Según explicó un reporte oficial del claustro norteamericano, el grupo tomó muestras de heces de las aves y de los niños que fueron llevadas a Quito para su análisis. Allí, junto con colegas de la Universidad San Francisco de Quito, aislaron las bacterias y estudiaron su fenotipo. Después de registrar los resultados, los científicos enviaron el ADN a colaboradores en Michigan para probar su resistencia a antibióticos.

“Los investigadores esperan publicar varios estudios basados en la investigación este año. Pero los resultados preliminares son preocupantes: los investigadores encontraron una alta prevalencia de cefotaxima, un antibiótico usado para tratar un amplio espectro de infecciones bacterianas en los humanos. Entre los pollos de engorde, la resistencia fenotipo era 69.6 por ciento en comparación con pollos criollos, que registraron un 2.6 por ciento”, concluye el documento.

Agregó el informe que “es alarmante ver tan alta prevalencia entre los animales de producción de alimentos cuando nuestro trabajo previo ha documentado su prevalencia, tanto en pollos criollos y seres humanos, que entran en contacto con los broilers, en torno al 5 por ciento”.

Finalmente, como proyecto paralelo, Hedman le puso unidades de GPS a los pollos criollos para controlar su comportamiento y los patrones de movimiento. Espera que esto ayude a entender cómo la resistencia a los antibióticos y las enfermedades zoonóticas se pueden difundir en el medio ambiente.

Page 1 of 1590
Next Page