La fuerte sequía que golpeó a Brasil y a Argentina en los últimos meses provocó una caída de más de nueve millones de toneladas en la expectativa de producción mundial de soya. 

En el informe divulgado ayer por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), la proyección mundial disminuyó de 233 millones a 224 millones de toneladas, en comparación con el informe del mes anterior. Aún así, comparada con la cosecha anterior, el crecimiento va a ser del 1.4%. 

Advertisement

El peor escenario se registró en Argentina, con una reducción de 5.7 millones de toneladas en la cosecha de la oleaginosa, pasando de 49.5 millones a 43.8 millones de toneladas.

En Brasil, la producción disminuyó de 59 millones a 57 millones de toneladas en comparación con enero.