El Dr. Amir Nilipour de Panamá es muy reconocido dentro de la industria avícola latinoamericana como científico, autor y conferencista. A menudo contribuye con artículos a la revista Industria Avícola. El Dr. Nilipour es miembro del Salón de la Fama de Avicultura Latinoamericana. Pero hay un lado del Dr. Nilipour que pocos fuera de Panamá conocen: su trabajo con el autismo.

El hijo de Dr. Amir Nilipour y su esposa Dabaiba fue diagnosticado con autismo hace 20 años, y desde entonces su vida gir ó 180 grados alrededor de esta discapacidad que afecta a uno de cada 150 nacimientos actualmente. Hace dos décadas pocas personas e investigadores sabían de esta discapacidad y existían pocas investigaciones científicas o acceso fácil a fuentes de conocimiento confiable. No obstante, ellos lograron modificar la conducta de su hijo, le enseñaron a leer, escribir y terminar su escuela. 

El autismo es una discapacidad que tiene una gama muy amplia en su expresión y puede ser muy moderada (hiperactividad) o mucho más grave cuando casi es imposible controlar la conducta del niño o la niña. Para poder mejorar la conducta de su hijo, aplicaron modificación de conducta casi 24/7 con ayuda de terapistas, familia, maestros, los abuelos y amigos, de manera muy persistente sin un día de descanso. El trabajo con su hijo no fue fácil, sin embargo no perdieron la esperanza y cada vez que veían algo de mejoría en la conducta de su hijo, se animaban a seguir tratando para rescatar a su hijo del mundo oscuro y solitario del autismo.  

0904IANilipour
Amir Nilipour (izq) con su hija Leila y su hijo Amir Dariush

Su hijo de 22 años, actualmente está trabajando en un supermercado empacando conos de helado y también ha conseguido un trabajo en la Universidad de Panamá, escaneado los tesis de estudiantes. Es también muy activo en la casa: cocina, limpia, lava y ordena lo que se puede. Sus supervisores en el trabajo siempre comentan que es muy eficiente en su trabajo, y quieren contratarlo de tiempo completo, con el beneficio de seguros de trabajo. 

Llegar a este punto no es fácil para los padres si sus hijos sufren de alguna discapacidad, o autismo. Sabemos que el autismo NO es una enfermedad y que no es contagiosa, sólo es una discapacidad que afecta a los niños cuando tienen entre 2-3 años de edad. No hay razones claras del porqué sucede, sin embargo cada día hay más información e interés y ojalá que pronto se puedan detectar las razones. 

Advertisement

El Dr. Nilipour y su esposa Dabaiba tenían muchas limitaciones para recibir atención en Panamá y ha sido una lucha para enseñarle a las autoridades sobre esta discapacidad. Desde 2001, decidieron crear una fundación para poder ayudar a los padres que tienen hijos con autismo y desde hace dos años formalmente están manejando esta fundación en Panamá que llamaron “Fundación Soy Capaz”. El nombre fue escogido así, para probar que todas las personas que tienen cierto grado de autismo son capaces y con ayuda persistente, disciplina y detectando a tiempo el diagnóstico pueden lograr sacarlos de este mundo misterioso del autismo. 

Manejar la fundación para los Nilipour no ha sido fácil; han logrado ayudar a más de 200 familias o personas que tienen hijos con autismo y es un lugar dónde ir a pedir ayuda o información. 

Felicitamos la iniciativa del Dr. Nilipour y su esposa, quienes con pocos recursos pero mucha voluntad y trabajo, llevan a cabo esta noble labor en beneficio de las personas con autismo y sus familias.

Si Ud. tiene interés en esta causa, puede contactarse a fundacionsoycapaz@yahoo.com.

Boletín de la Fundación Soy Capaz:

0904IAboletin