Brasil Foods, la empresa que resultó de la fusión de Sadia con Perdigão, y Marfrig definirán los términos definitivos para el acuerdo de intercambio de activos entre las dos compañías. El propósito de la transacción es cumplir con la condición impuesta por el Consejo Administrativo de Defensa Económica, respecto a Brasil Foods, que obligó a la compañía a vender algunos activos, para que la fusión fuese aprobada.

El acuerdo definitivo anunciado por la compañía dice que Brasil Foods pagará US$194.5 millones a Marfrig por un porcentaje de aproximadamente 90 por ciento de Quickfood, una empresa argentina que tiene la marca Paty, líder en el mercado de las hamburguesas de ese país. En diciembre, la estimación era que el valor del negocio sería de US$110 millones. Pero, según el acuerdo recientemente anunciado, Brasil Foods hará un pago inicial entre junio y octubre, por un valor de US$55 millones, y los restantes US$137.5 millones se pagara en 72 cuotas mensuales.

En diciembre de 2011, las dos compañías dijeron que Brasil Foods va a transferir a Marfrig, entre otros activos, todos los contratos que garantizan a Marfrig la mantención de los niveles de abastecimiento de Brasil Foods, ocho centros de distribución, la participación accionaria de Sadia en Excelsior Alimentos, que es 64.57 por ciento.

Además de esto, Brasil Foods arrendo una fábrica de porcinos localizada en la ciudad de Carambeí, Paraná, a Marfrig -que si quiere ejercer su derecho a comprar, tendrá que pagar US$ 103 millones a Brasil Foods.