A fines de agosto el huracán Gustav fue el huracán más devastador que ha atravesado la isla de Cuba en los últimos 50 años. Además de tremendos daños al país, en la región occidental del país ha dejado severos daños a la producción agropecuaria y a la avicultura en lo particular.

 

El huracán Ike le siguió inmediatamente a Gustav. Mientras que Gustav solo afectó dos territorios, Ike por su parte recorrió el país entero. La avicultura la devastó, es dentro del sector pecuario la actividad más afectada y los daños totales al país superan los 5 mil millones de USD, de acuerdo a SOCPA, la Sociedad Cubana de Productores Avícolas.

 

Gustav atravesó la Isla de la Juventud con rachas de viento superiores a los 200 Km./hora y a la provincia de Pinar del Río con rachas calculadas de hasta 390 Km./hora, tanto así que sus efectos han sido comparados por altos dirigentes del país, con un golpe nuclear.

 

De acuerdo a SOCPA, la avicultura de ambos territorios ha sufrido daños económicos cuantiosos, reflejados sobre todo, en la destrucción de instalaciones, muerte de aves y pérdidas de materias primas almacenadas para la producción de piensos industriales.

 

Advertisement

A pesar del urgente esfuerzo de las autoridades del país, las producciones de dichos territorios se verán paralizados en lo adelante, pues hubo pérdidas de instalaciones de manera total y otras de manera parcial pero que requerirá de nuevas inversiones.

 

La producción de la provincia de Pinar del Río tenía una elevada incidencia en el balance nacional y la de la Isla de la Juventud local por su situación geográfica.

 

Los avicultores de ambos lugares han sentido que se ha perdido una parte importante del esfuerzo que día a día desarrollan, en aras del compromiso contraído con la alimentación del pueblo, pero están seguros que en breve plazo volverán a producir de acuerdo a los planes diseñados, y confiados en la ayuda que para estos casos aporta el gobierno del país, de manera que ni un solo ciudadano y ni una sola entidad productiva o de servicios queden desprotegidos.

 

La Sociedad Cubana de Productores Avícolas, con la experiencia demostrada en procesos naturales anteriores, emprende estrategias para buscar financiamiento de la cooperación internacional, a través de contrapartes extranjeras que llevan tiempo trabajando en Cuba y de esta manera ayudar a resarcir en parte los daños ocasionados.