A raíz de la creciente importación de pollo congelado, fruto de tratados de libre comercio suscritos por el gobierno colombiano, los avicultores de este país buscan promover el consumo de su producción entre sus connacionales mediante la expedición del llamado "sello del pollo colombiano, fresco y natural".

Esta importante iniciativa de mercadeo genérico es liderada por la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi) a través de la realización del Festival del Pollo Colombiano, certamen que a partir del 20 de agosto y hasta el 27 de septiembre de 2013 cumplirá su segunda versión.

El festival agrupa una serie de actividades promocionales que incluye ofertas, degustaciones, concursos, entrega gratuita de recetarios, de implementos de cocina y de alimentos. El primer Festival del Pollo Colombiano se celebró en febrero de este mismo año con excelentes resultados, según valoración hecha por directivos de Fenavi, y para esta nueva edición las acciones se concentrarán en siete ciudades colombianas: Bogotá (centro), Cali (occidente), Bucaramanga (oriente), Medellín (noroeste), Barranquilla (costa caribe), Pereira y Armenia (ambas centro-occidente).

Advertisement

"Fenavi concibió dicho sello de calidad con el fin de que podamos identificarlo al momento de la compra, y así asegurarnos de que estamos llevando pollo colombiano, fresco y natural",  dijo Andrés Fernando Moncada Zapata, presidente ejecutivo de Fenavi, quien agregó que "más de 2.000 visitas a puntos de venta y 36 eventos barriales en todo el país se efectuarán en el marco de este festival con el  ánimo de informar a compradores y vendedores de las ventajas de consumir pollo colombiano, fresco y natural".

Finalmente, el directivo puntualizó que "esta celebración es la suma de esfuerzos de empresarios del sector, gremio, medios de comunicación, distribuidores y consumidores. Es un logro de todos los integrantes de nuestra cadena de valor". La producción de carne de pollo en Colombia se calcula en 1.1 millones de toneladas anuales, con la cual se suple la demanda interna que prefiere esta proteína sobre las carnes de res y de cerdo.