Según informó Radio Internacional de China (CRI, por sus siglas en inglés), “se prevé un crecimiento significativo en la producción argentina de soya para las cosecha 2014-2015”. De acuerdo con lo publicado por esta emisora oficial, la cosecha argentina de soya puede alcanzar 59 millones de toneladas, un millón de toneladas más que en el ciclo anterior, citando previsiones presentadas el 15 de abril por la Bolsa de Comercio de la ciudad de Rosario (BCR, en la provincia de Santa Fe. Es el mayor polo agroexportador del país).

 

El mismo informe de la BCR señaló que “la cosecha va reafirmando la gran campaña de soja en términos productivos, afianzando un rendimiento promedio nacional que se ubica en 30.5 quintales por hectárea y que permite estimar una producción nacional de 59 millones de toneladas”. El ritmo de la cosecha en la primera quincena de abril “aumentó vertiginosamente, y ya casi cubre el 30 por ciento de la superficie cultivada. Pese a un recorte en el área de la oleaginosa de 200,000 ha, el volumen aumenta y se posiciona en 59 millones de toneladas y todavía quedan posibilidades de mejores rendimientos”.

 

La buena cosecha en Rosario, según la BCR, “tendrá un notable efecto compensatorio en la provincia de Córdoba, por ejemplo, donde los graves excesos hídricos determinaron la pérdida de 250,000 hectáreas cultivadas”. Sobre el caso cordobés, la entidad bursátil acotó que “el rendimiento unitario subió de 29.5 quintales por hectárea a 31.3 quintales por hectárea de la estimación del mes de marzo a la actual de abril, y tiene posibilidades de seguir elevándose debido a los resultados del norte provincial”.

 

El incremento en los rendimientos también tocan a otros sectores argentinos: “La provincia de Santa Fe sube; pasa de 36.3 a 37.6 quintales por hectárea. Los valores de cosecha del centro y sur de Santa Fe junto al norte de Buenos Aires siguen perforando los techos históricos”. Entre tanto, la producción de maíz presenta igualmente mejores rendimientos y mayor superficie sembrada. Con 20 por ciento del área de este cereal cosechada, el rendimiento promedio se estima en 76 quintales por hectárea y la producción puede alcanzar los 25,7 millones de toneladas.