La problemática de la industria agropecuaria y agroindustrial, en la actual crisis de precios y escasez de commodities agrícolas, obliga a la creatividad de los actores preponderantes en aquellas. Se pregona por doquier que las condiciones de mercado han cambiado y que la velocidad de tal cambio, es vertiginosa y de impacto global.

Los retos cotidianos actuales de la industria pecuaria, como los de la mayoría de las actividades productivas, son de mayor envergadura de lo que solían ser, afortunadamente los recursos disponibles (herramientas administrativas, comunicación, tecnología) están a la altura de tales retos. Hacerse de recursos de vanguardia, es la única salida para sincronizarse con éxito en la nueva dinámica.

Método

La cadena de suministro actual, tiene una dimensión enorme, sin embargo pasa desapercibida para la mayoría de la gente. Es impactante cuando se hace un ejercicio de trazabilidad de componentes, materias primas y recursos para crear una unidad de producción, llámese un automóvil, una computadora portátil, una lata de refresco, un litro de leche, una charola de carne lista para consumo, etc.

A manera de ejemplo: Una computadora de conocida marca, con el software elegido por el usuario, involucra alrededor de 300 empresas en la ejecución directa de la integración del producto y cerca de 400, si vemos procesos en mayor detalle. Tales empresas están ubicadas en tres continentes y lo más increíble es que, entre el proceso de colocación del pedido de manera electrónica y la entrega a la puerta del cliente, por parte de una empresa de mensajera, solo toma 15 días. El botón que activó todo ese proceso, es el pedido electrónico y la especificación que le acompaña.

Se especula que una persona que tiene contacto con seis personas por correo electrónico, chat, blogs, etc., tendrá una conexión permanente con la red global de internet en su totalidad. Lo propio se puede especular de cualquier empresa que se vincule con otras en los procesos productivos, con la cadena de suministro.

Otro ejemplo: Una empresa agropecuaria de mediano tamaño, que tiene más de un ciento de proveedores y un catálogo de insumos de varios cientos de conceptos unitarios, tendrá necesariamente un fuerte anclaje en la cadena de suministro global.

Tres elementos

La gestión exitosa de cadena de suministro, se fundamenta en la gestión de tres elementos: inventarios, información y alianzas estratégicas.

La correcta gestión de los inventarios, es más que evidente brindará los mejores resultados para la empresa. Tener los inventarios adecuados y oportunos, significa óptima inversión líquida en ellos; incluyendo lo que se corresponde a: en sitio, en tránsito y los contratados para entregas futuras.

La información es un elemento valiosísimo, para la correcta gestión en la cadena de suministro. La calidad y oportunidad de la misma lo es mucho más. Por ello las empresas exitosas hacen inversiones importantes en equipamiento y gestión de registros electrónicos de pedidos, confirmaciones, trasferencias electrónicas, listas de embarque, facturas, contratos, etc., que fluyen instantáneamente de empresa a empresa, para asegurar los inventarios y las especificaciones de los mismos.

Finalmente, las alianzas estratégicas, entre las empresas son fundamentales para asegurar la firmeza del anclaje de éstas en la cadena de suministro. Por supuesto requiere de una ética congruente entre los diversos aliados. El nivel de confianza que se logre en los diversos puntos de anclaje con la red de la cadena de suministro, brindará que la cantidad, calidad y trascendencia de la información se enriquezca y asegure flujos armonizados de materiales en tiempo, calidad y forma.

Cadena de suministro

Así como importante, es la gestión correcta de la cadena de suministro de cara al exterior de la empresa, lo mismo es para la cadena de suministro interna, también llamada cadena de valor, por sus procesos productivos. La armonía y éxito de una, es reflejo de la otra.

La cadena de suministro es como una red neuronal, donde podríamos visualizar una neurona y sus múltiples dendritas y pies; haciendo sinapsis con otras neuronas de su entorno, para dar cause a múltiples procesos específicos, mediante los neurotransmisores con fines precisos. En un ejercicio de visualización del interior de una empresa con redes similares en micro, con conexiones puntuales a través de las mismas dendritas de la "neurona macro", podemos imaginarnos fácilmente la sincronía necesaria entre exterior e interior. Entre cadena de suministro y cadena de suministro interna. Inclusive, a veces es difícil establecer el límite de una cadena interna con otra cadena interna, por la ganada interdependencia que fortalece a ambas, en una intrincada sinapsis entre empresas.

Uno de los elementos estratégicos de una empresa pecuaria, para su gestión de cadena de suministro interna, es el profesional de nutrición animal. Bien que su labor sea interna o como consultor. En el último caso, tendría el carácter de aliado estratégico.

El alto nivel de confianza con el profesional de nutrición animal, es más que vital para el éxito de esa empresa. La información, su oportunidad y calidad de la misma, que se espera sea intercambiada entre los departamentos de logística, manufactura, aseguramiento de calidad, servicios veterinarios, producción animal y dirección estratégica, con el de nutrición, son fundamentales para la rentabilidad del negocio.

Discusión

Es más que obvio que el profesional de nutrición animal debe estar enterado de los factores que impactan en su quehacer cotidiano. Una de ellas, es el vaivén de precios y disponibilidad de los commodities agrícolas, subproductos y todos los ingredientes y aditivos que habrá de utilizar para su proceso creativo.

Puede realizar la fórmula técnicamente perfecta, con el mejor diseño de dieta, que brinde crecimiento de los animales que habrán de consumirla, pero ¿estará en línea con los intereses de negocio de quien le contrata?

La dinámica de negocios dentro de la cadena de suministro, funciona reiterando en ello como una red neuronal, donde las neuronas que mueren, son reemplazadas de inmediato por otra mas sana, para dar sustento al proceso dinámico en el organismo vivo en que se aloja tal red neuronal. La cadena de suministro requiere de alimentos procesados para el consumidor. Si una empresa productora desaparece, habrá otra en algún lugar del mundo que esté dispuesta a posicionar - en reemplazo - ese mismo producto, posiblemente con menor precio o bien mayor valor agregado.

La cadena de suministro demanda variedad de productos así como de diversas categorías de valor agregado de tales productos. Todo ello adaptado al universo de idiosincrasias y mercados interconectados. Virtud a la mayor comunicación entre culturas, los apetitos y curiosidades por consumir alimentos o productos procesados que corresponden a culturas de otras latitudes.

Regresando a la labor del profesional en nutrición animal. Quien, como parte estratégica de las empresas pecuarias, se suma al reto, que es al mismo tiempo oportunidad para aquellas, de prevalencia en primer término y de adecuación del negocio, en segundo.

Es altamente probable que lo que resulta óptimo para una empresa pecuaria, no sea lo mismo para otra del mismo nicho de mercado. Los puntos de equilibrio nunca serán los mismos para una u otra. Por tanto, el producto final objetivo será también diferente y con características que el mercado asimile con rentabilidad para ambas. Así, los estándares del producto terminado pudieran ajustarse al rango de aceptabilidad que el mercado brinda. También es posible agregarle valor al producto terminado con atributos diferenciados. Esto último puede ser ilimitado según la creatividad del equipo y los gustos e idiosincrasia del consumidor objetivo. -- Conferencia presentada en el III Congreso CLANA, Cancún, México, 2008.