Los fabricantes de alimentos balanceados del mundo pronostican usar más granos en la cosecha de 2010/11 al reanudarse la expansión económica global y fomentar más consumo de carne, que a su vez promueve una demanda extra de alimento para animales.

La proyección se encuentra en el último informe de mercado del Consejo Internacional de Granos (International Grains Council, IGC), que dice que es probable que se usen 481 millones de toneladas de maíz en alimentos balanceados en todo el mundo, en comparación con las 476 millones de toneladas en 2009/10.

La demanda del sector de alimentos balanceados de todos los granos está en aumento, comenta, pero la gran disponibilidad de granos secos de destilería y de harinas de oleaginosas de alta proteína podría refrenar la incorporación de maíz. Aunque se espera que aumenten los usos industriales de maíz en 8 millones de toneladas en esta temporada, a 214 millones de toneladas, esta sería la tasa de crecimiento más baja en 10 años, lo que refleja la expansión más lenta de la industria del etanol de EUA.

El informe indica que una expansión del mercado de alimentos balanceados va también a ayudar al consumo global de trigo en 2010/11 para que llegue a un total de 654 millones de toneladas, alrededor de 9 millones más que en 2009/10. Sin embargo, esto es 2 millones menos que los primeros pronósticos del IGC, debido a mayores existencias de alimentos que compiten.

La producción mundial de maíz en 2010 se pronostica a un récord de 809 millones de toneladas, unas 6 millones más que en 2009, mientras que la proyección para este año de producción de trigo es una reducción de 17 millones, a 658 millones de toneladas.