De acuerdo con Ricardo Vásquez, Gerente General de DIP-CMI (División Industrial Pecuaria – Corporación Multi Inversiones) en Costa Rica: “Entre el año 2005 y 2007 se adquirieron cuatro empresas productoras de pollo, Propokodusa, Tío Pepe, Delji y Tico Pollo, localizadas en el norte, centro y sur del país, con ello se logró una cobertura a nivel nacional y con dos empresas comercializadoras, Giasa y Mirapol, se continúo con el modelo de productores integrados pequeños y medianos.

“Se realizaron inversiones de modernización en las plantas de proceso y fábrica de alimentos, localizadas en Santa Rita, ambas plantas cuentan hoy con equipos de última tecnología.

“Por el lado de la comercialización paulatinamente se fueron unificando las marcas bajo la marca de mayor venta en la región centroamericana, “Pollo Rey”, adicionalmente se trabaja con las marca Delji en el sur del país. También participamos en la producción y venta de embutidos, con las marcas Toledo y Don Tico.

“Durante el periodo del 2008-2009 concluimos el proceso de consolidación de las empresas, lo cual nos ha dado la ventaja de tener buena capacidad instalada para el crecimiento y las inversiones se apuntan al lado comercial a través de más distribuidoras”, él indica.

Esta consolidación de empresas ha resultado en que DIP-CMI es ahora la segunda empresa más grande de pollo en Costa Rica, produciendo 16,5 millones de pollos al año. Anualmente la empresa también vende medio millón de pollitos bebé a terceros para exportación.

Nivel regional

DIP-CMI es la empresa avícola más grande de Centroamérica, con empresas subsidiarias en todos los países de la región excepto Nicaragua y Panamá, y con una producción en conjunto de más de 130 millones de pollos al año (de acuerdo con las estadísticas de Industria Avícola), o sea una de las 12 empresas más grandes de Latinoamérica. DIP-CMI tiene la reputación de trabajar con un enfoque regional, y no nacional.

Ricardo Vásquez comenta al respecto: “El enfoque regional es en cuanto a las políticas empresariales, las cuales en DIP-CMI siempre han sido orientadas a una ética de trabajo, eficiencia, un genuino interés por sus colaboradores, alto grado de responsabilidad con nuestros clientes y sobretodo en el caso de “Pollo Rey” a su alto estándar de calidad.

“En cuanto a las leyes y las prácticas funcionales, el enfoque es 100% local, en caso de las leyes tanto fiscales como sanitarias se vela estrictamente por su cumplimiento. Por el lado funcional en Costa Rica trabajamos con pequeños y medianos productores de pollo, aproximadamente 120 productores en la región norte, centro y sur. La integración es vertical y 100% local, desde la importación de materias primas, fabricación de alimentos balanceados, producción, crianza y procesamiento de pollo. En el caso de la comercialización, los formatos de venta son como los exige el consumidor local.

“Opera como una empresa 100% costarricense, con su gerencia general reportando a la división y con la independencia que requiere para su funcionamiento y versatilidad en el mercado”.

En términos de la producción de pollo, DIP-CMI vende alrededor de 30% de pollo entero, 30% despresado y un 40% con procesamiento posterior. Pollo Rey es la marca que se vende a nivel nacional. En el sur del país se usa la marca Delji. En embutidos, Toledo es la marca de mayor venta en Centroamérica. DIP-CMI también produce la marca de embutidos Don Tico. La empresa exporta pollo y materia prima para embutidos a Honduras.

Tecnología

El Sr. Vásquez indica que el uso de tecnología es de mucha importancia para la empresa. “A nivel de sistemas de informática, hemos integrado “software” que nos apoya los esfuerzos de inteligencia de mercado y manejos de costos. En técnicas pecuarias, hemos contribuido con el manejo pecuario al mejoramiento de índices de producción avícola en el país y los más beneficiados han sido nuestros productores integrados.

“En el desarrollo de formulaciones de alimentos balanceados, la experiencia de la región nos da una ventaja competitiva en cuanto a precios y calidades de alimentos para animales. La división cuenta con dos plantas procesadoras de productos 100% cocidos en El Salvador y Guatemala”.

Crisis económica

Respondiendo a una pregunta acerca de los efectos de las crisis económicas de 2008 y 2009, el Sr. Vásquez indica: “Como a toda industria avícola en el mundo el impacto fue grande, nos aceleró el proceso de implementación de prácticas pecuarias lo cual mitigó en gran medida los incrementos de materias primas. La crisis nos llevó a una mejora continua de los procesos y prácticas empresariales a manera de contener costos y gastos.

“En el 2010 se visualiza una estabilidad en las materias primas, aunque para mediados de año se esperan incrementos en el petróleo, lo cual impacta fuertemente la industria.

“En el futuro cercano, el cambio más fuerte lo veremos en el mercado, pues a través de nuestra consolidación y enfoque hacia nuestros clientes se continuará desarrollando la lealtad por la marca Pollo Rey, que es un sinónimo de respaldo y garantía de calidad, lo que necesitaban los clientes. También veremos una importante incursión en productos nuevos y embutidos.

“Vemos con mucho optimismo el futuro, pues la marca Pollo Rey tiene un amplio respaldo en la región, somos la empresa avícola mas grande de Centroamérica y sabemos lo que hacemos. Pero sobretodo contamos con más 13,000 colaboradores con un alto grado de identificación y profesionalismo, los cuales contribuyen cada día para hacer más fuerte y grande la división”, concluye el Sr. Vásquez. IA