En el mundo empresarial actual donde la globalización del mercado y la velocidad con la cual se producen los cambios tecnológicos para mantenerse a flote en un entorno tan despiadado por lo competitivo, el concepto tradicional de la productividad estática definida como la optimización de la materia prima, minimizando los gastos operacionales, ha sido complementado por la productividad dinámica que está fundamentada dentro de un programa de mejoramiento continuo para aumentarle el valor agregado al producto elaborado o procesado.

Esta nota tiene como fin el poner a consideración del lector algunas ideas tendientes a crear una rutina de trabajo en las plantas de proceso para incrementar su productividad dinámica.

Como es de nuestro total conocimiento para que un programa o actividad funcione, es vital que sus directores participen de manera entusiasta.

Personal administrativo

Por tal razón, es definitivo que el personal administrativo de las plantas: gerente, jefes y supervisores, esquematicen su agenda diaria para destinar unas horas recorriendo la planta y de esta manera poder interactuar con quienes en ella laboran directa e indirectamente.

Esta inmediata retroalimentación le permitirá dinamizar la toma de decisiones con el propósito de resolver con los responsables de esta área de la empresa situaciones obvias que afectan la productividad. Citemos algunas de ellas para mayor ilustración:

- Implementaciones en infraestructura.
- Deficiencias operativas.
- Casos puntuales en el área de recursos humanos.

De lo anterior se puede concluir que solamente con estar involucrados incondicionalmente los gerentes, es posible desarrollar una gestión exitosa. Dicho de otra forma: el mejor ejemplo es dar el ejemplo.

Objetivos claros

El siguiente paso es definir de forma clara los objetivos que debemos lograr.

Reviste la mayor importancia que todas las personas que trabajan en las plantas conozcan tanto a nivel administrativo como operativo los objetivos de productividad que deben alcanzarse. Algunos de ellos son:

- Reducción de las pérdidas de producto vendible.
- Disminuir las paradas en proceso mediante el diseño y puesta en marcha de un detallado plan de actividades.
- Incremento del rendimiento del personal de la línea en los distintos puestos, mejorando las condiciones ergonómicas y métodos de trabajo.

Lo antes expuesto demanda la creación y puesta en marcha de una nueva cultura orientada hacía el mejoramiento continuo donde la pasión por la innovación debe ser el catalizador inagotable. Como todo cambio implica un proceso de adaptación de quienes participan, desafortunadamente las personas que no se identifican con esta filosofía creativa, que exige un monitoreo constante para gradualmente ir haciendo los ajustes que permiten alcanzar los parámetros de productividad, deben dejar la empresa.

La meta de las compañías no es tener una amplia gama de productos, sino identificar cuál es el de mayor liderazgo desde la óptica del cliente para canalizar todas las energías y cumplir satisfactoria y oportunamente con su demanda.

En las plantas de proceso integradas, básicamente existen productos líderes en sus distintas etapas: pollo entero, despresado, deshuesado, apanado, etc. En consecuencia, se torna perentorio definir cuál es el producto que satisface la mayoría de sus expectativas económicas para dirigir todos los esfuerzos hacía la conservación del mismo.

En este momento viene a mi mente el caso de una procesadora que tenía tres productos: pollos enteros, despresados y deshuesados. Progresivamente los pedidos de estos últimos se fueron incrementando por su gran calidad, llegando hasta el punto en que hoy toda la infraestructura de producción está orientada a atender la demanda de este producto tan especializado y rentable. Solo se dedica ahora a posicionar más esta pechuga que tiene un alto valor agregado.

Flujo de proceso

No es posible mejorar un proceso o parte de éste si no se plasma en otro contexto: plano, hoja de ruta, etc. Una vez colocado en esta herramienta de trabajo el gran reto es simplificarlo. No olvidemos que lo más difícil es hacer las cosas sencillas.

Dentro del nuevo concepto de productividad, desperdicio es todo aquello que no agrega valor al producto. Por lo tanto, no hay nadie más apropiado para reducirlo o eliminarlo que quienes participan en su producción. Una reflexión: ¿Qué tanto contribuye su personal de la planta dentro de esta cruzada diaria?

Implementación inmediata

En el dinámico mundo de los negocios, la velocidad marca la diferencia entre el éxito y el fracaso. Es mejor hacer las cosas rápidamente y de buena forma, que lentas y perfectas. Las empresas que son victimas del virus de la “parálisis de análisis”, desafortunadamente están condenadas al fracaso. Para mantener el liderazgo del mercado aprovechando su condición monopolística, si me permiten el término, la exitosa empresa Microsoft lanza sus nuevos productos a sabiendas de que su entrada en servicio les traerá un sinnúmero de inquietudes que sus clientes le harán conocer y sobre la marcha y con la mayor celeridad posible, las va atendiendo.

Mejoramiento continuo

Hoy por hoy los productos son tan similares y algunos de ellos son genéricos, el pollo es uno de ellos como el agua, que si los clientes no detectan el detalle o característica, su circunstancial ventaja competitiva en el mercado será efímera.

Es por ello que debemos dar a conocer masivamente estas diferencias. Ejemplos:

- Baja hidratación.
- Calidad física impecable: color de piel uniforme, ausencia de plumas, etc.
- Presentación atractiva del empaque y el buen funcionamiento de éste.
- Entrega oportuna y en algunos casos especiales hasta anticipada de los pedidos.

Las ideas arriba expuestas tienen como único propósito estimado lector, despertar en usted la curiosidad profesional para que se decida si aún no lo ha hecho, a emprender todo un programa de cambios tendiente a crear una cultura donde el mejoramiento continuo de la gestión integral diaria de su negocio, sea su filosofía de trabajo. Espero lograrlo con este pequeño aporte. IA 

Se puede comunicar con el Ing. Eduardo Cervantes López de Sistemas Modernos de Tecnología al email: icproave@hotmail.com. Página web: www.icproave.com .