Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
1010IApackaging1
El plástico todavía se defiende de los productos de hoja de aluminio.
on September 1, 2010

Empaque para productos avícolas: Innovación e inercia

El empaque puede pasar en buena parte desapercibido, pero de todas maneras sigue todavía siendo materia de una gran variedad de exigencias.

El empaque al por menor es una gran masa de contradicciones. Por un lado, lo damos por sentado, tanto en términos de apenas notarlo como en suponer que se desempeña como debe. Pero al mismo tiempo, le ponemos cada vez más expectativas onerosas al desempeño y criterios de conveniencia, y sobre sus cartas "verdes".

La mayor parte de esto se podría aplicar directamente a los paquetes que llenan los refrigeradores de carne y pollo. ¿O no? Quizás no se nos está pidiendo que busquemos tanto en la forma de "desempeño y comodidad" como con otros tipos de empaque.

En Europa, y particularmente en mercados como el Reino Unido y Alemania, tal vez haya razones específicas de esto. Algunos sugieren que la preponderancia de las marcas propias de los minoristas en este sector ha ayudado a contener la innovación. Después de todo, los proveedores tienen pocas marcas fuertes propias para diferenciar, por lo que los minoristas no sienten la necesidad de competir.

Desde luego, los minoristas pueden competir uno con otro. Como muchas cadenas francesas e italianas, el supermercado británico Morrisons favorece las bandejas de espuma de poliestireno (PS) debido a la relación con el estilo de mercado, de empacado a mano y de frescura. De hecho, la mayoría de las bandejas de poliestireno que hoy en día se usan no son diferentes de las estándar de la forma que empacan y de la vida de anaquel que confieren.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, los minoristas han tendido a convergir en materiales y formatos en particular para cualquier tipo de carne y aves, caso como un "lenguaje de categoría" tácito.

En mercados avícolas al menudeo como el Reino Unido o el de Alemania dominado por los descuentos, la bandeja de polipropileno (PP) es el material preferido. De hecho, mientras que las cadenas británicas tienden a usar tereftalato de polietileno (PET) de mayor claridad para muchos empaques de carnes rojas, los minoristas alemanes tienden a basarse en la rotación más rápida, echando mano del PP más asequible en toda la categoría. Alan Davey, director de Innovaciones de Linpac Packaging habla sobre su "barrera bastante mediocre" que confiere de 8 a 10 días de vida de anaquel en la cadena de enfriamiento.

En la empresa colega del convertidor de empaques de plástico Sharp Interpack, el director de ventas para aves Tony Manners concuerda en que el pollo se trata en gran medida como un producto fresco y que el PP proporciona una solución adecuada y redituable.

Sin embargo, en Bélgica, Holanda, Luxemburgo y España, las preferencias de los minoristas son del PET. En estos países, como en otros, el sistema de códigos de colores se usa para ayudar al consumidor, en el que las bandejas amarillas se usan para identificar al pollo.

Presiones de la competencia   

De acuerdo con el proveedor de maquinaria Multivac, esta relativa falta de innovación en Europa occidental contrasta con EUA. Comenta Andrew Stark, gerente de mercadotecnia: "En Estados Unidos, es bastante diferente. Aunque todavía existe la marca propia del minorista, también existe una serie de productores avícolas de marca más grandes, que incluyen a Perdue y Kirkland/Foster, que son capaces de innovar con sus empaques, y traer nuevos formatos al mercado de manera más rápida". Este es especialmente el caso con los paquetes flexibles de bajo costo y los termoformados en línea, comenta.

Otros dirían que los minoristas europeos siempre están en la búsqueda de empaques nuevos y diferentes, especialmente cuando es factible que brinden múltiples beneficios.

Luego, una vez más, tales pruebas como las que se dan con nuevos formatos, rara vez se fusionan a las tendencias de cambios en el mercado. Los convertidores de plásticos, por ejemplo, apuntan a cambios para introducir bandejas de aluminio recubiertas de más alto costo, en particular para aves enteras. Empezó hace uno o dos años en el Reino Unido, pero dicen que ha disminuido el ritmo desde entonces.

Cuando se trata de elegir plástico para pollo en trozos, la actitud de la mayoría de los minoristas parece ser la de que si por el momento funciona todo bien, ¿para qué cambiar? El papel del PP en particular se ha reforzado aún más por presiones presupuestales a las que el consumidor ha sucumbido en el transcurso del último año, más o menos. Esto ha servido para hacer hincapié en la importancia de los paquetes de valor más que en más opciones premium.

Medio ambiente   

Pero si muchos de los formatos básicos se quedan igual. hay presión por parte de los proveedores para mejorar el perfil ambiental. De hecho, parece haber tantas interpretaciones diferentes de "sustentabilidad ambiental" como proveedores de empaques. Pero las preocupaciones clave probablemente sean: la reducción de materiales, el uso de contenido reciclado y la capacidad de reciclaje.

Como con tantos otros tipos de empaques, las bandejas de PP y PET para carne y pollo frescos han estado sujetas a rigurosos procesos de reducción, con la justificación de los criterios ambientales y de costo. Como lo dice Manners de Sharp: "Durante los últimos dos años, hemos pasado por programas con los minoristas para reducir el peso del empaque, y hemos logrado bajarlo en al menos 25%. En términos de calibre, hemos bajado bastante al mínimo aceptable".

Sostiene que, en el punto más alto de la recesión, las consideraciones ambientales pasaron a otro plano en vista de las prioridades económicas de mayor presión. Pero ahora dice que ya están de vuelta en lo más alto en la agenda del minorista.

De particular importancia es la incorporación de contenido reciclado, notablemente de reciclado posterior al consumo (PCR, por sus siglas en inglés). Las nuevas fuentes de PET reciclado (rPET) le están permitiendo al convertidor incorporar mayores porcentajes de reciclado en las bandejas, lo que le está dando a aquellos minoristas que usan PET (y rPET) en productos avícolas un mensaje ambiental contundente.

Actualmente no hay una fuente correspondiente de rPP posterior al consumo. Pero, de acuerdo con Joe Iannidinardo, director de Faerch Plast en el Reino Unido, esta situación podría cambiar en el futuro. Su compañía espera involucrarse en pruebas a gran escala para clasificar y reciclar plásticos (incluso PP) de bandejas de colores y negras.

Pero por el momento, al menos en el Reino Unido, el polietileno de alta densidad reciclado (rHDPE) de polibotellas de leche usadas se está mezclando con PP virgen para brindarle un contenido de reciclado. Linpac, por ejemplo, ha subido la proporción de rHDPE en sus bandejas Rfresh de PP de 10% a 15%.

Asimismo, Sharp Interpack ha estado aumentando la cantidad de inclusiones que usa en sus bandejas de PP. "Estamos trabajando hacia un 50% de la composición del material hecho de una combinación de rHDPE y relleno mineral", comenta Manners. La compañía planea aumentar la proporción de este relleno mineral aún más.

Gusta de verse como el líder en el sector de carne y pollo cuando se trata de usar contenido reciclado. Pero hace énfasis en que, en lo que se refiere a minoristas, cualquier tarea aquí tiene que ser, ante todo, sustentable.

Los minoristas y sus proveedores de empaque desconfían de comprometerse demasiado a proporciones dadas de PCR en empaques de alimentos y bebidas. En mercados como el Reino Unido, es probable que en los próximos años se vea a los dueños de marcas compitiendo por volúmenes limitados de rPET y rHDPE.

Por su parte, Faerch Plast está recalcando los beneficios de reciclar empaques monomateriales. De acuerdo con Iannidinardo, la compañía actualmente está dirigiéndose al sector de carne roja con sus bandejas de PET. Están modificadas con una capa de PET termosellable más que con el polietileno (PE) más tradicional.

El nuevo énfasis en desperdicios de alimentos y formas de reducirlos, está ayudando a recordarle al minorista (y en teoría al consumidor) el papel protector del empaque y las formas en que brinda control de las porciones.

Si hay innovación espectacular en el sector, podría provenir en forma de productos flexibles termoformados de barrera alta. Como explica Stark de Multivac, estos ofrecen velocidades altas de línea, bajos costos y pesos reducidos del paquete. Pueden también abordar el asunto del desperdicio de alimentos al incorporar paquetes de porciones más pequeños dentro de la bolsa principal para facilitar el congelamiento en casa.

Minoristas como Marks & Spencer ya han recorrido este camino. Pero quizás en este caso sea el consumidor el que aún necesita estar convencido de que este es el tipo de innovación que ha estado esperando.  

1010IApackaging2
Además de ofrecer un bajo costo y peso, los productos flexibles ayudan al control de porciones.
Comments powered by Disqus