El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina (SENASA) estableció nuevos requisitos sobre instalaciones, bioseguridad, higiene y manejo sanitario, para el registro y habilitación sanitaria de establecimientos avícolas de producción

La norma está contemplada para establecimientos avícolas de producción comercial tales como: plantas de incubación; establecimientos de reproducción; producción de aves para carne; huevos para consumo; y pollos, gallinas, patos, pavos, faisanes, codornices, ratites u otras aves criadas con fines comerciales para el aprovechamiento de la carne, de los huevos o de otros productos que de éstas deriven.

No obstante, no se encuentran obligados a gestionar la habilitación sanitaria las granjas o establecimientos de producciones familiares de aves caseras para autoconsumo; de aves ornamentales, que se realizan como actividad recreativa o cultural, sin fines comerciales; de reproducción de aves de raza, que no tienen características de producción avícola industrial pero que, eventualmente, comercializan aves.

La nueva norma, que entrará en vigencia establece en su articulado las obligaciones, sanciones y excepciones para las producciones avícolas comerciales, familiares y otras, así como la posibilidad de otorgar una habilitación provisoria, los causales de cancelación de la habilitación y los requisitos para su nueva solicitud.

Por otra parte, los anexos contienen los aspectos técnicos que el servicio oficial considera necesario detallar y respaldar legalmente a la hora de habilitar una propiedad avícola

La Resolución indica que “la situación internacional sobre enfermedades aviares, en particular la influenza aviar, requiere extremar las medidas de bioseguridad en las granjas avícolas”. La avicultura se encuentra incrementando su producción, para lo cual se hace necesario establecer normas tendientes a la zonificación sanitaria de la reproducción, la producción de carne y la producción de huevos.