Empresas avícolas intentan garantizar la compra del grano directamente del productor. Debido a que el maíz es el principal alimento de las aves, y el aumento en el precio del grano se puede traspasar a los precios de la carne y el huevo, con efectos sobre la inflación.

Los costos de producción del ganado vacuno también subieron 4% en septiembre, comparados con agosto, bajo la influencia de los altos precios del maíz. Para la Asociación Brasilera de Productores de Maíz (Abramilho), los productores de carne y huevos tienen razones para preocuparse por la disminución de la superficie destinada al maíz en la cosecha brasileña 2010/2011.

Advertisement



Serán cultivados 7.3 millones de hectáreas, con una reducción de 5.2% en relación al 2009/2010. Según la entidad, solamente Rio Grande del Sur debe reducir en 20% la producción del grano. Sao Paulo y Minas Gerais deben mantener el área, pero los dos estados juntos son responsables por 19% del cultivo.

Se trata de la menor estimación de área de cultivo en la historia del maíz, con posibilidad de presentar una más baja productividad desde 2004/2005. “El productor está temeroso en relación a los precios y fenómenos climáticos, como La Niña", dice el presidente de Abramilho, Joao Carlos Werlang.