Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Enfermedades y sanidad
20 de abril de 2011

Seguro pecuario se introduce en Alemania

A las instalaciones pecuarias alemanas se les está ofreciendo un seguro adicional que podrá cubrir daños y perjuicios provocados por la contaminación con dioxinas y otras sustancias cancerígenas.

Debido a la reciente crisis de las dioxinas en Alemania, la Sociedad de Seguros para Animales, VTV, perteneciente a la Sociedad alemana de seguros, R+V, ha incluido en su abanico de oferta y como complemento al “seguro contra pérdidas de rendimientos”, un seguro adicional contra la contaminación con dioxinas que, desde el pasado día 1 de marzo, se está ofreciendo a las instalaciones pecuarias alemanas de crianza y engorde. De acuerdo a lo que publica el Boletín Exterior del MARM, este seguro, el primero de este tipo según la R+V, se podrán cubrir daños y perjuicios provocados por la contaminación con dioxinas y otras sustancias cancerígenas como, por ejemplo, compuestos de cloro, PCB, micotoxinas o metales pesados como el plomo o el cadmio.

Este seguro adicional denominado “objeciones resultantes de los controles oficiales realizados para detectar contaminaciones causadas por sustancias nocivas” tiene un costo, por ejemplo, 5 € al año por gallina ponedora y 35 céntimos por plaza de engorde en las explotaciones porcinas. La inscripción a este seguro debe quedar reflejada expresamente en la póliza, tanto en el caso de clientes nuevos como en el de los ya existentes. La R+V subrayó que el seguro entra en vigor en el momento en que la autoridad veterinaria oficial ordena el cierre preventivo de una instalación pecuaria de crianza o engorde.

La Sociedad alemana de seguros R+V señaló, que el reciente escándalo de dioxinas en los alimentos balaceados ha revelado que los seguros de responsabilidad civil, a los que están suscritos la mayoría de los productores de alimentos, sólo se hacen cargo en casos de daños y perjuicios “reales”. Es decir solamente cuando debido a su alimentación, los animales quedan contaminados en concentraciones que superan los valores mínimos autorizados; lo que implica que estos animales deben ser declarados “no aptos para el consumo humano”.

De esta manera, a principios de 2011, cuando el gobierno alemán procedió a cerrar las granjas por sospecha de forma preventiva aproximadamente 5,400 explotaciones pecuarias en todo el territorio federal, los productores pecuarios alemanes no pudieron reclamar ninguna compensación al citado seguro de responsabilidad civil, ya que éste no se hacía cargo de este tipo de daños.  

Comments powered by Disqus