Funcionarios del gobierno de china confiscaron aproximadamente 1,000 pollos en la ciudad de Chongqing, en el sur de este país, las que habrían sido alimentados con mineral en polvo con el objetivo de aumentar su peso.

Estas aves fueron encontradas durante un registro efectuado por miembros de la administración municipal para industria y comercio, la oficina de seguridad pública y la autoridad local de autopistas mientras estaban siendo transportadas por la carretera.

El funcionario Sr. Tang Chuan, de la administración municipal para industria y comercio, ha indicado que varios consumidores habían advertido a las autoridades de que habían encontrado sustancias desconocidas en el aparato digestivo de pollos vivos comprados en mercados locales.

Desde finales de abril se han inspeccionado varias locales de venta de pollo y se han tomado muestras para realizar pruebas, las cuales han revelado que en los intestinos de las aves había una cantidad considerable de sulfato de bario. Además, los propietarios han confesado a las autoridades que habían suministrado a cada pollo entre 300 y 400 gramos de bario en polvo.

Publicidad

Este elemento, el sulfato de bario se suele utilizar para hacer que los lodos de perforación -fluidos que se ponen a circular en los pozos de petróleo y gas para que realicen distintas funciones- ganen peso, para desviar los rayos X, para fabricar frenos de vehículos y en pinturas de alta calidad.

En los últimos años, el sector alimentario chino se ha visto afectado por varios escándalos por la presencia de sustancias tóxicas en alimentos, y las medidas del gobierno para que no se repitan no parecen haber logrado su objetivo.

Un caso impactante ocurrió en el año 2008, al menos seis niños murieron y casi 300,000 enfermaron por haber bebido leche en polvo contaminada con melamina, un sustancia química que se añade para falsear el nivel de proteínas en leche.