Una investigación financiada por la Asociación de Aves y Huevos de EUA y realizada por la Universidad del Estado de Mississippi, ha analizado el efecto del compostaje de la cama de pollos de engorde en relación con su contenido de bacterias. Esto se lleva a cabo para demostrar que cuando se reduce la flora natural en los subproductos se puede ir hacia una mayor recolonización por parte de otras bacterias patógenas, debido a la menor competencia.

Este estudio ha comprobado que el compostaje reduce la presencia de bacterias patógenas durante las semanas 1 y 2. Sin embargo, al cabo de 7 semanas, el contenido de bacterias en la cama es igual si se ha hecho compostaje, como si no.

Publicidad

La investigación se realizó para determinar la recolonización de bacterias patógenas (por inoculación con Salmonella, Campylobacter, Clostridium y Listeria) en cama de pollos de engorde, tanto con compostaje como sin él. Otra de las finalidades del estudio fue la de identificar las bacterias asociadas a la recolonización de patógenos, así como correlacionar los niveles de amoniaco con la recolonización de patógenos.

Posteriormente a la inoculación, en la cama con compostaje hubo mayor presencia de bacterias inoculadas, pero a medida que pasaron las semanas, los niveles de ambos tipos de bacterias (las endógenas y las inoculadas) se fueron igualando, ya que las bacterias normales de la cama fueron dando alcance a las inoculadas.
En los niveles de amoníaco no se observaron diferencias.