El impacto del DON en el intestino de las aves

Las micotoxinas son contaminantes fúngicos que se encuentran en todos los tipos de materias primas destinadas a alimentos de consumo animal, pero, si el intestino de los pollos o gallinas se expone a altas concentraciones de estas toxinas, se puede poner en riesgo el desempeño de las parvadas y puede haber pérdidas económicas importantes para los avicultores.

Además de las afectaciones inmunitarias, la ingestión de alimento contaminado con DON conlleva a una reducción del consumo de alimento y del crecimiento.
Además de las afectaciones inmunitarias, la ingestión de alimento contaminado con DON conlleva a una reducción del consumo de alimento y del crecimiento.

Las micotoxinas son contaminantes fúngicos que se encuentran en todos los tipos de materias primas destinadas a alimentos de consumo animal o humano. Si el intestino de los pollos o gallinas se expone a altas concentraciones de estas toxinas después de la ingestión de alimento contaminado, se pueden poner en riesgo el desempeño de las parvadas y puede haber pérdidas económicas importantes para los avicultores.

Una de las micotoxinas más frecuentemente encontradas en las materias primas agrícolas es el deoxinivalenol (DON). Este inhibidor común de la biosíntesis de proteínas inhibe también la síntesis de ARN y ADN, además de que altera las membranas celulares. De ahí que los tejidos con un alto recambio de proteínas, tales como los órganos inmunitarios, hígado e intestino delgado, pueden verse afectados de forma desfavorable con la exposición a DON.

En aves, los efectos del DON no siempre son claros, pero incluso en esos casos en los que los pollos no muestran síntomas clínicos, van a consumir menos alimento y a experimentar efectos negativos sobre la inmunidad, hematología y otros parámetros de salud. Esto disminuye el desempeño y la productividad, lo que puede llevar a grandes pérdidas económicas.

Diversos impactos sobre el desempeño

Aunque las afectaciones inmunitarias se consideran como el resultado más importante de la micotoxicosis por DON, hay otros efectos negativos sobre el crecimiento, consumo de alimento y posibles alteraciones intestinales que resultan de la ingestión de ésta micotoxina.

En general, la toxicidad del DON se deriva de su grupo epóxido, que es responsable de que las toxinas se liguen a los ribosomas. Este mecanismo, conocido como estrés ribotóxico, conlleva a la inhibición de la síntesis de proteínas. La toxicidad del DON también se debe a su capacidad de cruzar la barrera intestinal.

Se han estudiado ampliamente los mecanismos que hay detrás del impacto del DON en el intestino de cerdos, la especie más sensible a esta micotoxina; se cuenta con información muy limitada con respecto a las aves. En general, los estudios han mostrado que el DON puede llevar a una menor productividad y una afectación de la inmunidad.

Costo del cambio de la morfología intestinal

La superficie epitelial del intestino contiene una gran superficie de contacto para la absorción de nutrientes y xenobióticos. No obstante, las células epiteliales intestinales también están involucradas en la regulación de los mecanismos inflamatorios y crean una barrera importante contra los patógenos invasores. 

Los estudios han mostrado que el DON disminuye la absorción de la glucosa y los aminoácidos en el intestino delgado de los pollos de engorde y las gallinas ponedoras, de tal forma que se reubica la absorción de nutrientes a las partes distales del intestino. Estos mismos estudios han mostrado que la absorción de la glucosa y los aminoácidos en pollos puede darse en el intestino grueso.

En las gallinas, el consumo de DON conduce a una disminución del peso del intestino delgado. La alimentación de DON a pollos de engorde también afectó la morfología de la pared intestinal.

Se ha observado que se redujeron la altura de las microvellosidades y la profundidad de las criptas en el duodeno y el yeyuno cuando los pollos de engorda se alimentaron con DON en diferentes concentraciones (7.5-10 mg/kg de alimento). Estos hallazgos indican que el DON afecta de manera desfavorable las funciones digestivas y de absorción del intestino. Además, las células del epitelio intestinal necesitan continuamente regenerarse para poder mantener una función eficaz de la barrera, ya que se ha mostrado que el DON puede ser responsable de la reducción de la proliferación celular.

Mayor riesgo de enfermedades

El daño a la barrera intestinal, además de otros posibles efectos tóxicos adversos, puede aumentar el paso de patógenos, por lo que los investigadores han mostrado que el consumo de alimento balanceado contaminado con DON es un factor predisponerte para el desarrollo de enteritis necrótica en pollos de engorde.

La enteritis necrótica en pollos de engorde causada por la bacteria grampositivo Clostridium perfringens. Los efectos negativos del DON en la barrera del intestino delgado pueden llevar a daños en la digestión de nutrientes y a que se filtren los aminoácidos del plasma hacia el lumen intestinal. Esto resulta en la disponibilidad del sustrato de crecimiento necesario para la proliferación de C. perfringens.

Un aumento de la permeabilidad de la barrera intestinal después de la exposición crónica a DON puede también resultar en inflamación intestinal. Los inhibidores de la síntesis de proteínas como el DON pueden regular al alza la expresión del gen de las citocinas en el modelo de ratón y recientemente, se confirmó que puede afectar los niveles plasmáticos de citocinas e interleucinas en el yeyuno de las aves.

La citocinas son proteínas que regulan las respuestas inmunitarias al influir sobre el crecimiento, diferenciación y activación de las células. Las interleucinas son un grupo de citocinas que desempeñan un importante papel en la inflamación. Se cree que las desregulaciones de los procesos de la citocinas resultan en varios trastornos patológicos.

Aún no se esclarece del todo el modo de acción molecular preciso del DON en aves. Sus efectos no siempre se revelan como síntomas clínicos claros e incluso si no se presentan, el DON puede llevar a una reducción del consumo de alimento, junto con efectos sobre la inmunidad, hematología y parámetros de salud.

Debido al impacto negativo sobre el desempeño y productividad, el DON puede resultar en pérdidas económicas altas para los avicultores. Un primer paso hacia la prevención de estos efectos negativos es el uso de buenas prácticas de producción agrícola y condiciones adecuadas de almacenamiento. También es esencial un programa efectivo de manejo de riesgos de micotoxinas para proteger a las aves de los efectos que tienen sobre la salud y el desempeño.

Page 1 of 1578
Next Page