En Guatemala se disputan mercado de pollo frito

En los últimos tres años la proliferación de locales que venden pollo frito ha crecido de manera considerable; la apertura, incluso de varias tiendas en una misma cuadra, evidencia la lucha por acaparar la preferencia de los consumidores con una estrategia de precios bajos. Aunque son varios los nombres y sabores, la expansión de Pollo Pinulito, que hizo su debut en el mercado en el 2008, y la reciente entrada de Pollo Granjero, destinado a competir de manera directa con el primero, ponen más sabor a la competencia.

Pollo Granjero es el más reciente competidor en el mercado del pollo frito, donde existen firmas establecidas como pollo Campero, Pollo Pinulito, Chapincito, Frito Pollo, Rico Pollo, entre otros.
Pollo Granjero es el más reciente competidor en el mercado del pollo frito, donde existen firmas establecidas como pollo Campero, Pollo Pinulito, Chapincito, Frito Pollo, Rico Pollo, entre otros.

En los últimos tres años la proliferación de locales que venden pollo frito ha crecido de manera considerable; la apertura, incluso de varias tiendas en una misma cuadra, evidencia la lucha por acaparar la preferencia de los consumidores con una estrategia de precios bajos.

Aunque son varios los nombres y sabores, la expansión de Pollo Pinulito, que hizo su debut en el mercado en el 2008, y la reciente entrada de Pollo Granjero, destinado a competir de manera directa con el primero, ponen más sabor a la competencia.

Para Fredy Morales, profesor de Comunicación y Mercadeo de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Pollo Pinulito supo identificar una necesidad que había en el mercado: vender pollo frito de calidad a un precio competitivo.

“La aceptación ha sido tan positiva que el negocio supera las cien sucursales en todo el país”, dijo Morales.

Según el mercadólogo, este nicho de mercado es identificado como “pollo de paso”, ya que es un producto que se compra para llevar, lo cual hace que sus costos de operación disminuyan.

“Esos costos se ven reflejados en el precio final, y debido a la situación económica, que no es de bonanza, el consumidor busca esas opciones”, agregó.

El segmento para este producto es el popular, especialmente aquellas localidades que carecen de un fácil acceso a restaurantes de comida rápida o que no cuentan con los medios económicos para costearse el precio de un menú más completo.

En la actualidad las marcas que venden ese tipo de comida rápida son Pollo Campero y Kentucky Fried Chicken; sin embargo, en la provincia la diversidad abunda, y las marcas son Chapincito, Frito Pollo, Rico Pollo, Pollo Ranchero, Pollo Chapín, Pollo Galán, Pollo Express y Pollo Criollo, entre otros establecimientos.

Pollo Granjero es el más reciente competidor en este apetecido mercado. La marca, que pertenece al grupo Multiinversiones, ha empezado su expansión en el mercado y es otra opción para los consumidores.

“Pollo Granjero es un concepto que tiene como objetivo satisfacer la demanda de alimentos para el consumidor que busca en la calle una opción rápida, de buena calidad e higiene a un precio accesible”, explicó Rodrigo Del Cid, gerente de mercadeo de esa empresa.

En la actualidad tienen locales en Palencia, Cuilapa, Patulul, Escuintla, Villa Canales, Tiquisate, Salamá, Jalapa, Jocotales, Villa Hermosa, Santa Lucía Cotzumalguapa y San Juan Sacatepéquez, entre otros lugares.

A criterio de Morales, con la competencia quien resulta ganador es el consumidor, porque accede a mejores precios y mejor calidad.  

Page 1 of 65
Next Page