La compañía Tyson Foods, la mayor procesadora de carne de Estados Unidos, registró una ganancia de US$$196 millones (US$0.51 por acción) en el tercer trimestre fiscal, según el balance publicado por la compañía. El resultado representa una disminución de 21% en comparación con los US$248 millones (US$0.65 por acción) obtenidos en el mismo período del año pasado. El balance también indica que la facturación creció 11% en el período a US$8.25 billones, mientras que el margen bruto pasó de 10.1% a 6.4%.

Aunque impactado por la debilidad en los precios del pollo y con los mayores gastos en la ración animal, el resultado superó las expectativas. Los analistas habían pronosticado ganancias de US$0.40 por acción sobre los ingresos de US$8.28 billones.

La compañía también informó que las perspectivas para las unidades de carne de vacuno y porcina siguen siendo fuerte. A pesar de los crecientes costos de la ración animal que tienen presionados a los productores cárnicos de manera general, los productores de aves fueron los más afectados, ya que el precio del pollo se mantuvo bajo debido a la persistencia de una elevada oferta y una débil demanda.

"Parece que hay mejoría en los fundamentos del mercado en el horizonte, pero los próximos meses van a ser muy difíciles, y es probable que nuestro segmento de pollo experimente una pérdida en el cuarto trimestre fiscal", dijo el CEO de Tyson Foods, Sr. Donnie Smith, en el comunicado.

Publicidad

La empresa se centró en mejorar las operaciones, conforme a una débil economía que limita la demanda de los consumidores y los gastos de los alimentos siguen en aumento, obligando a Tyson a aumentar también sus precios. El maíz acumula un alza de 80% en relación al año pasado.

El precio de la carne porcina avanzó a niveles récord en las últimas semanas, y la carne de vacuno también está históricamente alta. Ambos mercados se han beneficiado de la contracción de la oferta y una fuerte demanda de exportación, lo que alivió los temores sobre el consumo interno.

Las divisiones de pollo, vacunos y porcinos, registraron sólidos resultados trimestrales frente a las expectativas, especialmente el último ítem, según lo expresado por los analistas.

El segmento de carne de vacuno facturó 12% más en el tercer trimestre, a medida que los precios promedios aumentaron 14%, aunque las ventas han caído 1.7%. El beneficio de la unidad, sin embargo, disminuyó en 20% en el período. En el sector del pollo, los ingresos crecieron 11% en el tercer trimestre, ya que los volúmenes aumentaron 0.5% y los precios subieron 10%. Las operaciones porcinas reportaron una facturación 13% superior en el período, pero sus ganancias cayeron en 0.8%.