Argentina se unió a varias naciones agrícolas como Brasil que han tomado medidas para limitar la propiedad extranjera de lo que algunos analistas dicen podría ser uno de los recursos más preciados del siglo XXI: la tierra cultivable.

Argentina posee vastas extensiones de tierra arable que le han permitido convertirse en el principal exportador mundial de harina y aceite de soya, el segundo mayor exportador de maíz, y el tercero en las exportaciones de soya.