Sea acertado o no, usamos la Exposición Avícola Internacional en Atlanta para presagiar el resto del año para la industria avícola. Nunca he hecho una "investigación" de esto, para ver si lo que salimos pensando en Atlanta realmente se vuelve realidad. Sin embargo, salimos de la Expo Avícola de Atlanta del 2006 con muchas preocupaciones, especialmente sobre la influenza aviar. La falta de los avicultores latinoamericanos en Atlanta en el 2006 fue notoria, y aunque no fue completamente acertado si llegaron muchos avicultores latinoamericanos a fin de cuentas el pronóstico negativo llegó a ser verdad.

El 2006, como todos sabemos, fue un año bastante difícil para la avicultura, especialmente para los países exportadores de pollo, así como para la avicultura asiática y europea, más que nada a causa de la influenza aviar. Fue un año muy difícil y muchas de las empresas avícolas más grandes del mundo tuvieron pérdidas significativas.

Este año, sin embargo, muchos de nosotros salimos de Atlanta con grandes expectativas, habiendo visto muchas "señales" muy positivas. En primer lugar, la participación latinoamericana fue muy evidente, y todos hablaban de ello. Además de que participaron muchos avicultores latinoamericanos, de acuerdo a las empresas expositoras llegaron los presidentes de las empresas líderes, y llegaron para comprar equipos y sistemas. Esas son muy buenas noticias.

¿De qué se habló en Atlanta? El año pasado la influenza aviar fue el tema predominante de la exposición particularmente los reportajes alarmistas de fines del 2005, que definitivamente afectaron el consumo de pollo en muchas partes de mundo. Este año, la falta de conversación sobre la influenza fue lo más notorio. Habían sido tres años seguidos donde el tema principal de conversación en Atlanta fue la influenza por lo que este año fue un cambio muy placentero. No es que el reto haya desaparecido completamente, como lo muestran noticias recientes de Asia y Europa, sino que el efecto de la enfermedad sobre consumo de pollo se ha normalizado.

Entonces, ¿de qué se habló? El tema principal fue el altísimo precio del maíz, y todas las consecuencias de éste. No obstante el aspecto muy positivo que se sintió en Atlanta, los altos precios del maíz, impulsados por la industria de etanol en los Estados Unidos, definitivamente van a impactar a todos los avicultores.

En forma interesante, durante la semana de la expo en Atlanta, el Presidente Bush dio su "Informe de Gobierno" en el cual indicó que quiere ver una gran expansión del uso del etanol en los Estados Unidos, con un crecimiento muy dinámico en el futuro.

Esta declaración causó una reacción pública de Bill Roenigk, vicepresidente del Consejo Nacional de Pollo de EUA, (NCC por sus siglas en inglés) quien dijo que el empuje para usar más etanol podría aumentar el costo del pollo y de otros productos de origen animal. El NCC dijo que el precio del maíz ya se ha duplicado debido a la demanda del etanol, lo que ha causado que el precio de pollo suba unos seis centavos de dólar por libra al mayoreo en EUA. "Si el gobierno continúa moviendo el maíz fuera del sector de alimentos para animales y hacia el sector de energía, los costos de producir alimentos sólo van a subir", dijo Roenigk.

Entonces los altos precios de la materia prima van a ser un gran obstáculo para la industria agropecuaria por algún tiempo.

Hablando del sector de alimentos balanceados, Atlanta 2007 fue la primera exposición en la cual también participó oficialmente el sector de alimentos balanceados, con su Expo Internacional de Alimentos Balanceados. Esta exposición combinada fue un gran éxito, ya que recibió comentarios muy positivos.

Este también fue el primer año en el cual Atlanta participó en el "Programa del Comprador Internacional", organizado por el Departamento de Comercio de EUA. Para aclarar, este programa no tiene nada que ver con las exportaciones de pollo de EUA, sino que es un programa para alentar a empresas internacionales a comprar equipos norteamericanos, en este caso los equipos de producción y procesamiento de pollo. En forma importante, las empresas medianas son las empresas en las cuales se enfoca este programa y no las empresas grandes, ya que éstas participan en la expo de Atlanta de forma rutinaria.

Tuve la oportunidad de entrevistar a las dos delegaciones latinoamericanas que participaron: Venezuela y República Dominicana. De Venezuela llegaron 70 participantes en este programa y al parecer con buenas expectativas de hacer compras de equipos. Llegaron 55 participantes de la República Dominicana, muchos de ellos también interesados en el sector de alimentos balanceados. La delegación de la República Dominicana tuvo la oportunidad de visitar la Universidad de Georgia, y poder ver algunas de sus instalaciones de prueba, como la planta de incubación y la planta de proceso.

El personal de las embajadas de EUA en Venezuela y la República Dominicana que organizaron estos viajes, y que representaron al Departamento de Comercio y el Departamento de Agricultura de EUA, están muy interesados en el éxito de los avicultores locales y le van a dar seguimiento a lo que ocurrió en Atlanta. A ellos les gustó mucho esta oportunidad, y ya están pensando en como mejorar esta experiencia para los avicultores el año que viene.

En conclusión, Atlanta 2007 fue un gran éxito para los avicultores latinoamericanos, y en términos generales parece pronosticar un año positivo para la industria. No obstante, siguen los retos, particularmente por los altos precios del maíz. La diferencia entre las exposiciones de Atlanta del 2006 y 2007 es muy significativa, y fue muy alentador ver la actitud muy positiva que se experimentó este año. IA