La producción de huevos incubables y la de pollitas de progenitoras (abuelas) y reproductoras de calidad es lo que contribuye a maximizar las utilidades. Por lo tanto, cuando se manejan progenitoras, nos enfocamos al número total de huevos incubables por gallina encasetada y pollitos vendibles por gallina, en lugar del total de huevos por gallina encasetada. Los huevos incubables de las progenitoras primarias (bisabuelas) se usan menos que los huevos incubables de las progenitoras, sin embargo, cuando se necesitan, es muy importante un suministro de calidad y confiable.

Para poder lograr estos objetivos, es importante tener casetas de crianza y de reproductoras en producción que puedan lograr el resultado deseado. Las metas u objetivos no se deben limitar a la capacidad de las estructuras o condiciones actuales. En algún momento se deberá considerar la oportunidad de construir nuevas instalaciones o de renovar las existentes.

Casetas de crianza

Los dos tipos de casetas típicamente en uso en los Estados Unidos, son la estándar elevada con ventilación de presión negativa y la elevada con ventilación de túnel. Estas casetas elevadas estándar con ventilación de presión negativa son de 17.06 m x 45.7 m con cimientos de cemento y piso con foso. El piso de las aves está a 2.3 m arriba del foso, el cual es una malla de alambre de 2.54 cm x 2.54 cm de calibre 14 recubierta de plástico.

Las casetas de crianza están equipadas con bebederos niple y comederos de bandeja. El calor se proporciona con criadoras radiantes y con calentadores de aire forzado suspendidos del techo.

La ventilación está diseñada para ayudar a mantener un ambiente y temperatura uniformes en la caseta que promuevan la uniformidad y el logro de las metas de peso. El controlador está conectado a los sensores de temperatura, mientras que un monitor de presión estática regula la ventilación. La ventilación se logra introduciendo aire a través de las entradas ubicadas a lo largo de las paredes laterales, a la altura del techo. Conforme entra el aire a la caseta a través de estas entradas, se dirige hacia la parte media del edificio y después va hacia abajo sobre la zona de las aves, hacia el foso, y se saca por medio de dos ventiladores de 60.96 (24”) cm y siete ventiladores de 91.44 cm (36”). El número de ventiladores usados al mismo tiempo depende de si es verano o invierno, y de si la parvada está en le período de crianza o ya está completamente emplumada. Estas casetas de crianza se consideran como “zonas oscuras” en términos de control de la luz, ya que los ventiladores y entradas de aire no tienen obstrucción de luz.

Ventilación de túnel

Las casetas de crianza con ventilación de túnel miden 12.19 m x 94.5 m, elevadas con cimiento de cemento y piso con foso. El piso de las aves está a 2.3 m arriba del piso con foso, el cual es una malla de alambre de 2.54 cm x 2.54 cm de calibre 14 recubierta de plástico.

Los bebederos niple se utilizan para ayudar a mitigar la humedad en las heces y de esta forma los problemas de amoniaco y de moscas. Se puede lograr un suministro de agua de mayor sanidad usando un sistema de niples.

Se usan comederos de bandeja con tubos alimentadores cerrados y bandejas de llenado para iniciar pollitas que permiten un mejor control del desperdicio de alimento y que provocan menos lesiones a las aves jóvenes, lo cual se puede experimentar con los sistemas de alimentación de cadena. Se usan dos tolvas de alimento, colocando una en cada extremo de la caseta. La caseta está separada en dos mitades, cada una con su propio sistema de alimentación. Esto permite flexibilidad para alimentar cada parte de manera diferente, si se crían dos variedades juntas.

Las casetas de crianza ventiladas con túnel tienen siete ventiladores de 121.92 cm (48”) y uno de 91.44 cm (36”) ubicados en un extremo, para extraer aire a través de dos entradas de obstrucción de luz de 1.52 m x 10.97 m localizadas en el extremo opuesto de la caseta. Cuando se requiere de un mínimo de ventilación, hay dos ventiladores laterales de 91.44 cm (36”) y otro igual en la pared del final que operan con un cronómetro. Las ventilas de ventilación mínima se localizan en medio del techo, localizadas de manera intermitente a lo largo de la caseta. Todos los ventiladores y las dos aberturas de cortinas tienen trampas de luz, por lo que estas casetas se consideran completamente oscuras para planificar programas de luz.

Las criadoras radiantes de gas ubicadas a 1.5 m del suelo proporcionan calor durante la crianza. Este tipo de criadora proporciona un círculo de 9.14 m de calor para la crianza. Además, se suministra calor suplementario con calentadores de aire forzado suspendidos del techo.

Hay disposiciones especiales para el control de la bioseguridad y de los roedores. Una barrera de piedras de 60 a 90 cm rodea todo el perímetro de la construcción. Esta barrera ayuda a mantener alejados a los roedores de la caseta, además de que se suministra rodenticida a los avicultores por contrato (asociados) para garantizar que cualquier roedor que entre esté bajo control. El rodenticida se coloca en cajas con carnada a lo largo de la cerca de piedra y en el foso. Se proporciona un cuarto de entrada (oficina) para que todo el personal de servicio se pueda cambiar de ropa, así como el avicultor o sus empleados.

Caseta de postura

Estas casetas elevadas de postura (reproducción) tienen un piso de cemento que sirve como cimiento, y también como almacenamiento de la gallinaza. El segundo piso es la zona de las aves, el cual es plano, con slats de plástico 100%, que se encuentra a 2.3 m por encima del foso. Las dimensiones de las casetas más pequeñas son de 8.53 m x 82 m. Las casetas de postura más nuevas son de 12.19 m x 91.43 m. Estas casetas utilizan nidos comunales de entrada automática enrollable.

El aire forzado entra a través de las entradas de ventilación ubicadas a los largo de las paredes laterales a la altura del techo o a través de las ventilas espaciadas de manera intermitente al centro del techo. Los ventiladores de salida se localizan en la zona del foso del primer piso. Los controladores regulan la ventilación con sensores de temperatura y un sensor de presión estática. Este tipo de caseta utiliza ventilación de túnel para el clima cálido. Hay siete ventiladores de 121.92 cm (48”) y uno de 91.44 cm (36”) ubicados en un extremo, para extraer aire a través de dos entradas de obstrucción de luz de 1.52 m x 10.97 m localizadas en el extremo opuesto de la caseta. Durante el invierno, hay dos ventiladores laterales de 91.44 cm (36”) y otro igual en la pared final que operan con un cronómetro. Durante el invierno, la temperatura de la caseta se mantiene en 20 - 24 C, suministrándose un mínimo de calor auxiliar.

La mayoría de los comederos son continuos de ultra flujo con un tornillo sinfín, aunque hay algunas casetas que tienen sistemas de alimentación del tipo de cadena de arrastre. La mayoría de las tolvas de alimento tienen una capacidad de 11 toneladas. Estas tolvas de alimento están conectadas con un tornillo sinfín común. Cuando se vacía una tolva, se cierra para que el avicultor empiece a alimentar de la segunda tolva. Esto se hace para poder determinar el consumo de alimento. Los antibióticos y la medicación se pueden administrar rápidamente a través de la tolva vacía, si surge alguna enfermedad.

Además de las zonas del foso y de las aves, la caseta de postura tiene un cuarto de recolección de huevos, un enfriador, un cuarto de entrada de bioseguridad y un andén de carga y descarga. El cuarto de recolección de huevos tiene una mesa, la cual se conecta a los nidos por medio de una banda automática de recolección. El andén de carga y descarga proporciona facilidad de transporte de huevos del cuarto de enfriamiento al camión de la incubadora.

Producción de crianza

Una vez que se lava y desinfecta la caseta de la parvada anterior, se coloca papel biodegradable sobre el piso de alambre. Esto se hace para proteger de las corrientes de aire, así como para evitar que las patas de las pollitas se atoren en la malla de alambre. El rodete se coloca alrededor del perímetro de la zona de crianza. La caseta de crianza se divide en cuatro o seis corrales con divisiones de alambre. Se usa un paquete de vitaminas y electrolitos en el agua de bebida durante las dos primeras semanas.

Los comederos se llenan con alimento, y también de coloca una pequeña cantidad de éste en bandejas en la zona de crianza para estimular el consumo de las pollitas.

Se sugiere llevar a cabo el despique a los 5 a 7 días de edad. Las luces se prenden a toda su intensidad hasta los catorce días, y luego se bajan gradualmente a menos de un pie-bujía. El programa de iluminación que se sigue se diseña por medio de los horarios del amanecer y anochecer del lugar, ya que la mayoría de las casetas son completamente oscuras. Las aves se pesan cada dos semanas comenzando a la cuarta semana de edad, para garantizar una ganancia adecuada de peso. Antes de mover las pollonas a la caseta de reproducción a las 16 a 17 semanas de edad, se obtienen muestras de sangre para asegurarse que la parvada esté libre de MS, MG e influenza aviar.

Caseta de reproductoras

El cambio de la caseta de crianza a la de postura es muy importante. El personal y gerencia de servicio de la parvada garantizan que la transición pase lo más posible sin acontecimientos notables. Tres días antes y después del cambio se usa un paquete de vitaminas y electrolitos. Es importante mover las pollonas a las 16 a 17 semanas de edad para garantizar que encuentren los nidos y se mantenga la postura en el piso al mínimo.

Una vez que las pollonas están en la caseta de postura, la gerencia necesita enfocarse en la producción de huevo, porcentaje de huevos incubables del total de huevos, fertilidad, tamaño del huevo y su manejo para garantizar una buena incubabilidad y calidad de la pollita.

Iniciando a las 25 a 26 semanas de edad, se usan los huevos para incubación. Los huevos puestos en el piso no se usan para incubación. Con regularidad se limpian los nidos y bandas de huevo y se recolectan los huevos de tres a cuatro veces al día. La fertilidad se determina rompiendo huevos cada 48 horas, comenzando a las 23 semanas de edad. Además, se recolectan 180 huevos a alrededor de las 23 semanas para verificar el estatus de leucosis linfoide. Se obtienen muestras de sangre a las 22-23 semanas de edad para monitorear los niveles de título de Newcastle, bronquitis, reticuloendoteliosis (Reo), encefalomielitis aviar y del virus de la anemia del pollo (CAV). Las muestras de sangre se obtienen cada treinta días para monitorear el estatus de MS/MG, así como de la influenza aviar. Los niveles de títulos se verifican una vez más a las 35 y 50 semanas.

Se obtienen muestras de alimento en cada entrega y se determina salmonela. El alimento se trata para prevenir la contaminación por salmonela. Además, se guarda una muestra de retención de alimento en la planta por lote durante 3 meses. Esta muestra puede analizarse si surge algún problema de nutrición o salud en la parvada. El monitoreo de salmonela ambiental se hace con cultivos pasando hisopos en el piso de la zona de las aves, nidos y foso de gallinaza cada treinta días.

Los programas de iluminación establecidos en el período de crianza se continúan en todo el ciclo de postura. Los programas de alimentación los desarrolla el gerente de reproductoras, ajustándose periódicamente para controlar el tamaño del huevo y la calidad del cascarón. Las aves se alimentan de cuatro a ocho veces al día por medio de comederos automáticos operados por cronómetros.

Manejo del huevo

Muchas veces se olvida esta parte del manejo de la producción de las reproductoras. El manejo comienza con el encargado de la granja, se extiende al despacho a la incubadora y continúa con el procesamiento del huevo. Un manejo adecuado del huevo puede mejorar enormemente la incubabilidad y la calidad del pollito. Es importante el establecimiento de programas de saneamiento diario, de retención y de manejo del huevo, los cuales deben seguirse cuidadosamente.

Conforme aumenta el tamaño del huevo, disminuye la relación superficie a volumen, por lo que se lleva más tiempo enfriarlo. Se requiere también de movimiento de aire durante el almacenamiento para mantener la fertilidad. La fertilización ocurre cuando se unen el huevo y el esperma en el infundíbulo. El embrión continúa desarrollándose conforme se añaden la albúmina y el cascarón. La etapa de desarrollo embrionario es más avanzada en un huevo grande, porque tarda más tiempo en añadirse la albúmina y el cascarón. Los huevos incubables deben enfriarse más rápido conforme aumenta el tamaño para tener el desarrollo óptimo del embrión al inicio de la incubación. El huevo debe enfriarse inmediatamente a una temperatura de 17 - 18 C (64 - 66 F).

En un estudio llevado a cabo por el Dr. John T Brake, del Departamento de Ciencias Avícolas de la Universidad del Estado de Carolina del Norte, se encontró que la temperatura de la caseta y el material del nido afectaban la fertilidad y la contaminación del huevo. El valor de aislamiento del material del nido difiere enormemente. El material de los nidos que permite que el huevo quede hundido, o que la gallina lo coloque alrededor de éste, disminuye el enfriamiento.

Proceso de retención

Después de recolectarlos, se asperjan los huevos con un sanitizante de cuaternarios de amonio. Es importante la retención de los huevos en la granja. Los huevos deben colocarse en un soporte en el cuarto de enfriamiento, el cual tiene temperatura y humedad controlada, con una buena circulación de aire. La temperatura del cuarto de enfriamiento debe mantenerse entre 12.5 y 15.5 C (55-60 F). Estos cuartos en las casetas tienen dos ventiladores en el techo. La colocación de los huevos en cajas de cartón antes de un enfriamiento adecuado conduce a un aumento en la mortalidad embrionaria temprana, ya que el calor no puede escapar de una caja de huevos. Es factible que los huevos en el soporte se enfríen más rápido a un lado, alejados de la pared. Deben separarse los soportes de la pared para permitir un enfriamiento uniforme y lento.

La adición de ventiladores al techo para promover la circulación del aire y la humedad mejora la incubabilidad y reduce la mortalidad embrionaria temprana. La humidificación del cuarto de enfriado ha mostrado que aumenta la incubabilidad en un 10%.

El cascarón y el embrión de adentro son muy vulnerables al choque y a temperaturas extremosas durante el transporte. Es sumamente importante tener un camión con temperatura controlada y con circulación de aire para transportar a los huevos incubables de las granjas a la planta incubadora. --Presentación hecha durante el Seminario Internacional de Hy-Line en 2005